/ Alimentación / La uva, un mundo de posibilidades

La uva, un mundo de posibilidades

Adamed Mujer en 17 diciembre, 2018 - 5:25 pm en Alimentación

La uva es uno de esos alimentos que no faltan en Navidades y, aunque su consumo esté ligado a la última noche del año, esta fruta está presente desde mucho antes en las fruterías y, por lo tanto, también en la nevera de muchas viviendas.

La uva, cuya recolecta comienza a finales de verano y se alarga hasta noviembre, sirve para mucho más que para hacer vino y para su consumo durante las doce campanadas. Lo cierto es que es una fruta que ofrece un sinfín de posibilidades gastronómicas y, además, es un producto que se destina también a la elaboración de bebidas como el vino -tinto, rosado y blanco- o el mosto.

El punto fuerte de este fruto está en su sabor dulzón y la facilidad de consumo. Limitar su consumo a una noche al año es una pena, porque este alimento posee propiedades muy beneficiosas para la salud: un alto aporte calórico y energético, efecto antioxidante, alto contenido en fibra y un efecto diurético beneficioso para tratar la retención de líquidos.

Posibilidades de consumo
La uva se toma, habitualmente, como fruta fresca en entero, en forma de macedonia o como ingrediente de batidos y zumos. También es habitual su consumo como acompañamiento a a alimentos como el queso, el foie-grass o los frutos secos. Pero, además de su uso en crudo, ofrece una amplia variedad de posibilidades de cocinado para ser consumida.

Por un lado, su extraordinario sabor dulce lo hace un elemento ideal a utilizar en la repostería. Más allá de una tarta o bizcocho de uva, este producto se presta a ser añadido en forma de mermelada a una tarta de queso, por ejemplo, ya que casa a la perfección con el sabor de este lácteo.

Asimismo, la textura de este producto va bien con postres que tengan el hojaldre como protagonista y que puede acompañarse de elementos dulces como el membrillo o cítricos como el limón.

Una buena idea, además de sana, es utilizar la uva como ingrediente de ensaladas frescas que contengan elementos como manzana, nueces o queso de cabra. Esta opción puede servir para aquella gente reacia a consumir ensaladas, ya que el sabor dulzón del fruto les hará más llevadero el plato.

El uso de la uva también es un acierto en platos salados calientes, ya que supone un acompañamiento idóneo para carnes y aves. Cabe destacar que su uso es especialmente agraciado como complemento a determinados platos de caza como la codorniz, el venado, el conejo, el pichón o la paloma.

Por último, merece tener en cuenta a este fruto como elemento principal para la elaboración de algunas salsas. La reducción de uva es un jugo muy apreciado y de fácil elaboración, pues tan solo hay que machacar la pulpa mientras se deja cocer. El resultado es un jarabe que podremos mezclar, bien con elementos líquidos como la salsa de soja o la miel, o bien aromatizarlo con jengibre o pimienta.

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *