/ Anticonceptivos / La falta de acceso a anticonceptivos provocó millón y medio de embarazos no deseados en todo el mundo durante la pandemia

La falta de acceso a anticonceptivos provocó millón y medio de embarazos no deseados en todo el mundo durante la pandemia

Adamed Mujer en 15 julio, 2021 - 7:16 am en Anticonceptivos

La covid-19 trastocó las cadenas de aprovisionamiento médico y los presupuestos de salud en todo el mundo. En muchas clínicas de determinados países se agotaron los anticonceptivos. Uno de los costes más graves de la pandemia para las mujeres ha sido la reducción de sus opciones reproductivas. En abril de este año, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA, por su sigla en inglés) —la agencia de la ONU para la salud sexual y reproductiva— publicó Mi Cuerpo Me Pertenece, una edición pionera del informe El estado de la población mundial. En él rastreamos el vínculo entre la salud sexual y reproductiva y la autonomía corporal, un principio absolutamente fundamental para la autodeterminación y el empoderamiento femenino. Solo cuando las mujeres son dueñas de sus cuerpos pueden beneficiarse gracias a los derechos y oportunidades en las demás áreas de sus vidas, ya sea ir a la escuela, cuidar a sus familias, fundar una empresa o liderar un país.

Según las estimaciones recientes del UNFPA y Avenir Health, unos 12 millones de mujeres en 115 países con ingresos bajos y medios se vieron afectadas por trastornos en los servicios de planificación familiar durante el primer año de la pandemia, lo que tuvo como consecuencia 1,4 millones de embarazos no deseados. Ese resultado —una de las causas del aumento de las muertes maternas y los abortos inseguros— es una de las manifestaciones más duras de este fenómeno. Por su parte, la UNFPA intervino ofreciendo anticonceptivos y otros suministros para la salud reproductiva a los países que los necesitaban.

La parte positiva es que el porcentaje de países que informaron trastornos relacionados con la pandemia en los servicios de planificación familiar y anticoncepción cayó del 66 % en 2020 al 44 % en 2021. Los esfuerzos concertados de los funcionarios de salud, gobiernos y donantes mitigaron en gran medida una catástrofe para las mujeres. En algunos casos se implementaron soluciones tan rápidamente que las mujeres ni siquiera se enteraron de que su salud y derechos sexuales y reproductivos estuvieron en riesgo. Este apoyo internacional permitió al UNFPA aplicar programas de salud sexual y reproductiva en más de 150 países. Desde 2008, la entrega de medicamentos y anticonceptivos a través de nuestra asociación con UNFPA Supplies salvó innumerables vidas y evitó casi 90 millones de embarazos no deseados. Además, este trabajo ayudó a generar conciencia de la salud sexual y reproductiva como un derecho humano fundamental, un motivo importante por el cual esos servicios fueron reinstaurados después del impacto inicial de la pandemia.

Para reducir el riesgo que enfrenta la salud sexual y reproductiva hay que priorizar el aumento de las inversiones en estos servicios, convirtiéndolos en parte integral de los planes de recuperación nacionales. La comunidad internacional debe brindar más apoyo a los países con poco margen fiscal a través del alivio de la deuda, para que los gobiernos no tengan que desviar fondos de la atención sanitaria para pagar a sus acreedores. Una segunda prioridad es garantizar que los servicios realmente lleguen a todas las mujeres y niñas. Para esto es necesario superar complejas barreras relacionadas con la ubicación, la educación, la edad y otros factores que pueden obstaculizar el acceso a la atención. Los servicios deben estar disponibles durante toda la vida, desde la adolescencia hasta la vejez, y cubrir desde una educación sexual integral hasta revisiones rutinarias para la detección de cánceres.

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *