/ Cáncer de mama / Avances en el tratamiento del cáncer de mama triple negativo 

Avances en el tratamiento del cáncer de mama triple negativo 

Adamed Mujer en 23/11/2023 - 2:27 pm en Cáncer de mama

Recibir el diagnóstico de cáncer de mama tiene un gran impacto emocional y psicológico. Concretamente, el cáncer de mama triple negativo (TNBC) es un subtipo agresivo de cáncer de mama que carece de receptores de estrógeno, progesterona y la sobreexpresión del receptor del factor de crecimiento epidérmico humano 2 (HER2). Estos receptores son marcadores comunes utilizados para clasificar los distintos tipos de cáncer de mama y guiar el tratamiento. 

Este tipo de cáncer representa un desafío significativo en términos de tratamiento debido a su falta de dianas terapéuticas específicas. Las características distintivas del cáncer de mama triple negativo son significativas porque los tratamientos dirigidos a estos receptores (como terapias hormonales y terapias dirigidas a HER2) son menos efectivos en el TNBC. Por lo tanto, las opciones de tratamiento para el cáncer de mama triple negativo suelen incluir la quimioterapia y la cirugía, siendo estos enfoques más tradicionales y menos específicos. 

Es importante destacar que el cáncer de mama triple negativo es un subgrupo relativamente pequeño de cáncer de mama, pero tiende a ser más agresivo y tener un peor pronóstico en comparación con otros subtipos. Además, afecta con mayor frecuencia a mujeres jóvenes y a aquellas con antecedentes familiares de cáncer de mama. 

Estudios recientes han identificado biomarcadores específicos que ayudan a caracterizar mejor este tipo de cáncer, proporcionando información valiosa para el diseño de tratamientos más eficaces. 

Tratamientos para el cáncer de mama triple negativo: 

La cirugía suele ser el primer paso en el tratamiento de este subtipo de cáncer de mama. Esto implica la extirpación del tumor y, en muchos casos, la extirpación de los ganglios linfáticos cercanos. La mastectomía (remoción completa de la mama) o la lumpectomía (remoción solo del tumor) son opciones, y la elección dependerá del tamaño y la ubicación del tumor, así como de la preferencia del paciente. Después de la cirugía, la radioterapia puede ser recomendada para destruir las células cancerosas restantes y reducir el riesgo de recurrencia. También puede ser utilizada en casos de tumores más grandes o cuando la cirugía conservadora de la mama se realiza en lugar de una mastectomía. 

Debido a la agresividad del cáncer de mama triple negativo, la quimioterapia es una parte fundamental del tratamiento. Se utilizan agentes quimioterapéuticos para destruir las células cancerosas o evitar su crecimiento. Puede administrarse antes de la cirugía (neoadyuvante) para reducir el tamaño del tumor o después de la cirugía (adyuvante) para eliminar células cancerosas residuales y prevenir la recurrencia. 

Avances médicos prometedores 

La inmunoterapia es un enfoque prometedor en la investigación del cáncer de mama triple negativo. Un estudio clínico han demostrado que la estimulación del sistema inmunológico puede tener efectos significativos en la supresión del crecimiento tumoral, ofreciendo una nueva perspectiva para pacientes con TNBC. 

La investigación genómica ha permitido identificar subgrupos dentro del TNBC, lo que lleva a una comprensión más profunda de la biología subyacente. Un estudio ha revelado mutaciones genéticas específicas asociadas con el TNBC, abriendo nuevas vías para el desarrollo de terapias dirigidas. Además, la combinación de tratamientos ha mostrado resultados alentadores. Investigaciones recientes, como este estudio, han evaluado la eficacia de terapias combinadas, como la quimioterapia junto con terapias dirigidas, para abordar la heterogeneidad del TNBC.  

Los avances en la comprensión del cáncer de mama triple negativo están marcando el camino hacia tratamientos más efectivos y personalizados. La investigación continua y la aplicación de nuevas tecnologías están llevando la esperanza a aquellos afectados por este subtipo agresivo de cáncer de mama. Es importante destacar que cada paciente es único y que el plan de tratamiento se personaliza según la etapa del cáncer, la salud general del paciente y otros factores individuales. La discusión abierta con el equipo médico, que puede incluir oncólogos, cirujanos y radioterapeutas, es crucial para determinar el mejor enfoque de tratamiento para cada persona diagnosticada con este tipo de cáncer de mama. 

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *