/ Destacados-2 / El engaño del láser que promete rejuvenecer la vagina

El engaño del láser que promete rejuvenecer la vagina

5935601049_cda248306e_b
Adamed Mujer en 7 agosto, 2018 - 2:17 pm en Destacados-2, Noticias

El último tratamiento estrella de las consultas de ginecología, el láser que promete «rejuvenecer» la vagina sin cirugía, acaba de recibir un rapapolvo de la FDA, la poderosa agencia del medicamento en Estados Unidos. En un duro comunicado, ha advertido de que los resultados no solo son decepcionantes sino que su utilización puede ser peligrosa para las pacientes. La advertencia llega después de que este organismo regulador recogiera las quejas de, al menos, catorce mujeres con quemaduras y episodios de dolor tras recibir el tratamiento.

Aunque el número de casos es pequeño, la agencia está preocupada por la popularidad creciente de estas intervenciones, que nunca han sido autorizadas. Los ginecólogos llevan décadas utilizando el láser en cirugía ginecológica para eliminar lesiones como las verrugas genitales, condilomas o en intervenciones de cáncer. Ha sido en los últimos años cuando lo han incorporado como una herramienta más con la que tratar algunos de los problemas habituales de la menopausia, como es el dolor durante las relaciones sexuales por la atrofia vaginal y la incontinencia urinaria.

Lo hacían con el convencimiento de que la energía liberada por estos dispositivos podía en varias sesiones conseguir que el tejido íntimo fabrique más colágeno y mejore la elasticidad en una zona dañada por los cambios hormonales y por los estragos de los partos.

Pero este argumento no convence a la FDA que ha pedido a siete fabricantes de láseres tan conocidos como el MonaLisa que dejen de promocionarlos por su capacidad «rejuvenecedora». Para este fin, recuerda, la seguridad y eficacia de estos dispositivos no ha sido evaluada ni confirmada. «Estos productos ponen en serio riesgo a las mujeres y no cuentan con la suficiente evidencia científica para utilizarse con este fin», ha argumentado en un comunicado el director de la FDA, el doctor Scott Gottlieb, quien dijo estar muy preocupado porque se esté dañando a muchas pacientes.

La advertencia de este organismo regulador ha caído como un jarro de agua fría no solo en Estados Unidos. En España, donde también se ha popularizado su uso, la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia ha querido transmitir un mensaje de tranquilidad a las pacientes: «Los últimos estudios publicados -la mayoría realizados en Europa- avalan la seguridad de estos tratamientos siempre y cuando la indicación y actuación del profesional sean correctas», argumenta esta sociedad científica en un comunicado en respuesta a la alerta de la agencia estadounidense.

Los médicos españoles reconocen que estos dispositivos pueden provocar quemaduras, cicatrices y otro tipo de lesiones «que ya están descritas en la literatura científica» si se realiza un uso inapropiado. «La presencia de posibles efectos secundarios es algo inherente a la práctica médica», argumentan. Aunque sí reconocen la agresividad de las campañas de promoción que han hecho los fabricantes para extender su utilización. «Términos marketinianos como rejuvenecimiento vaginal crean falsas expectativas y no se ajustan a los procedimientos médicos indicados».

La experiencia de ginecólogos españoles que utilizan el láser en su consulta es diferente a la de la FDA. «Mi experiencia es buena», señala Begoña Olarcoetechea, ginecóloga de la Clínica de la Universidad de Navarra. «He empezado a probarlo con mis pacientes, algunas con cáncer de mama que habían desarrollado una menopausia precoz y no pueden tomar estrógenos. La gran mayoría ha experimentado una mejoría clara, ninguna ha ido peor. Mejora la lubricación y elasticidad de la zona y no notan molestias en sus relaciones sexuales. Algunas de las que tenían problemas leves de incontinencia también han experimentado una mejoría», dice.

Víctor Martín González lleva años dedicado a la ginecología estética. La practica en el centro IMED Valencia y en el instituto Intimagyne. Utiliza cirugía y también el láser para solucionar problemas de relajación vaginal. «El láser tiene mejores resultados para tratar la sequedad vaginal y la incontinencia solo cuando los problemas son muy leves. Pero no me creo tanto que funcione en la mejora del tono muscular y en el retensado de la zona vaginal. Confío más en la cirugía, al menos esa es mi experiencia. El láser puede ser más o menos efectivo, aunque nunca he visto ninguna lesión ni daño secundario. Tampoco se ha reportado en ningún congreso médico».

Este especialista cree que la llamada de atención del organismo regulador de Estados Unidos servirá para ordenar el tratamiento. «Se ha popularizado tanto que lo realizan profesionales de estética sin título de Medicina. El comunicado de la FDA va a traer cola».

0 Comentario Opina
Califica este artículo

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>