/ Embarazo / Expertos alertan del uso excesivo de paracetamol durante el embarazo

Expertos alertan del uso excesivo de paracetamol durante el embarazo

Adamed Mujer en 28 septiembre, 2021 - 8:17 am en Embarazo

Si una mujer toma paracetamol durante el embarazo, debería hacerlo durante el mínimo tiempo posible y a la dosis más baja necesaria para conseguir el efecto deseado, según un nuevo documento de consenso presentado por 91 médicos y científicos de Europa y América. Los firmantes del documento alertan de las crecientes evidencias científicas que asocian el consumo de paracetamol durante el embarazo con trastornos de desarrollo de los sistemas nervioso y genitourinario. Los posibles problemas de salud derivados del uso excesivo de paracetamol durante el embarazo incluyen trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), trastorno de espectro autista, bajo cociente intelectual, infertilidad masculina y pubertad precoz en niñas.

El paracetamol puede ser adecuado para el tratamiento de la fiebre durante el embarazo, sostienen los autores del documento. La fiebre, recuerdan, puede afectar al desarrollo fetal y aumentar el riesgo de malformaciones, así como de algunas enfermedades a lo largo de la vida. Sin embargo, el 65% de las mujeres embarazadas de Estados Unidos toman paracetamol -no hay datos equivalentes de la Unión Europea- y la mayoría lo hacen por motivos distintos de la fiebre. “Es oportuno concienciar sobre esta cuestión porque el consumo de paracetamol está muy extendido y no es conveniente utilizarlo libremente durante el embarazo, aunque sí cuando esté indicado por prescripción médica”, valora Eduard Gratacós, director del centro de medicina materno fetal BCNatal (Hospital Clínic-Sant Joan de Déu).

El documento de consenso, publicado en Nature Reviews Endocrinology , revisa la evidencia científica sobre los efectos del paracetamol en el desarrollo fetal. Constata que el fármaco cruza la placenta, por lo que llega al feto, y cruza la barrera hematoencefálica, por lo que llega a su cerebro. El paracetamol, recuerda el documento, es un disruptor endocrino que inhibe la producción de hormonas masculinas y estimula la de hormonas femeninas.

El consumo del fármaco en el segundo y tercer trimestre del embarazo se ha asociado en más de veinte estudios a un mayor riesgo de TDAH y otros trastornos de neurodesarrollo. Cuanta mayor es la dosis, mayor es el aumento de riesgo de TDAH y de trastorno de espectro autista, según ha comprobado un estudio del año 2020 realizado en EE.UU. en el que se ha analizado la sangre del cordón umbilical para averiguar la cantidad de paracetamol que había tomado la madre.

Otro estudio del 2020 realizado en Canadá que analizó metabolitos de paracetamol en el meconio confirma que, cuanto más alta es la exposición al fármaco antes de nacer, mayor es el riesgo de tener un diagnóstico de TDAH a los siete años y de tener alteraciones de conectividad entre distintas áreas del cerebro.

Si el consumo excesivo de paracetamol se produce entre las semanas 8 y 14 del embarazo, cuando se está formando el sistema genitourinario, puede afectar a la futura salud reproductiva del feto, según se ha observado en 11 estudios con datos de 130.000 madres y sus hijos. En niños, un consumo de paracetamol durante más de dos semanas al final del primer trimestre o el principio del segundo se asocia a un mayor riesgo de malformaciones urogenitales. En niñas, puede adelantar la pubertad y reducir la fertilidad.

“Las evidencias científicas son lo bastante fuertes para que los profesionales de la salud adviertan a las mujeres embarazadas contra el uso indiscriminado” de paracetamol, escriben los autores del documento de consenso. “Instamos a las agencias reguladoras como la FDA [Agencia de Alimentos y Fármacos de EE.UU.] y la EMA [Agencia Europea de Medicamentos] a revisar todos los datos disponibles para poder hacer una evaluación de riesgo basada en la evidencia”. En la actualidad tanto la EMA como la FDA avalan el consumo de paracetamol durante el embarazo.

“A dosis bajas y limitadas, el paracetamol es seguro durante la gestación. Si se utiliza bien, es muy improbable que haya efectos graves”, señala Gratacós. “Pero debe hacerse por indicación médica y con dosis y duración mínimas”.

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *