/ Embarazo / Beneficios de la lactancia materna: ¿mito o evidencia científica?

Beneficios de la lactancia materna: ¿mito o evidencia científica?

Adamed Mujer en 8 julio, 2022 - 8:23 am en Embarazo

La leche materna es, sin duda, el mejor alimento infantil que existe. Se constata como el más equilibrado y con todos los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo del recién nacido en sus primeras semanas de vida.

Según la Academia Americana de Pediatría, hay que sumarle los beneficios para su sistema inmunológico, ya que la leche materna tiene factores probióticos que previenen al bebé de infecciones, del riesgo de alergias, asma, obesidad y otras enfermedades crónicas como la diabetes tipo 1 o enfermedades de las vías respiratorias tal y como pone de relieve el estudio “Beneficios de la lactancia materna y riesgos de no amamantar”. 

Pero, también, existen numerosos beneficios para la madre. En primer lugar, le ayuda a recuperarse mucho más rápido tras el parto y reduce el riesgo de sufrir depresión posparto, ya que dar el pecho porque libera dos tipos de hormonas (oxitocina y prolactina) que ayudan a regular y mantener bajo control las hormonas y fomentan sentimientos de calma y relajación, así como sentido de apego y unión entre madre e hijo. 

Tal y como se recoge en “Cuantificación de los beneficios de la lactancia materna: reseña de la evidencia” existen numerosos estudios que han demostrado que la lactancia se asocia a un menor riesgo de sufrir diabetes tipo 2 o presión arterial altapor la menor exposición a los estrógenos, protege frente a la osteoporosis, el cáncer de mama o el cáncer de ovario. 

La lactancia ayuda a establecer un vínculo maternofilial 

La lactancia materna genera un vínculo afectivo único entre la madre y el bebé. Dar el pecho estimula la producción de la oxitocina, que origina la sensación placer y ayuda al establecimiento de una relación de apego entre la madre y su bebé. 

Dar el pecho es una forma magnífica de fortalecer la conexión maternofilial, pero no es la única: el contacto piel con piel, la forma de sujetarlo mientras le alimentas o tu forma de ser como madre. La relación con el bebé no se basará únicamente en la manera de alimentarlo. 

¿Y si no puedo/quiero dar el pecho? 

Existe en la sociedad una fuerte presión social que promueve la lactancia materna, pero hay casos en los que la madre no puede o quiere amamantar. En ese caso, hoy en día existen preparados fórmula infantil que aportan al bebé toda la energía y los nutrientes necesarios para su correcto desarrollo. 

Lo más importante es no culpar a las madres que no pueden o deciden no dar el pecho y merecen el máximo respeto y apoyo. La salud física y emocional de la madre puede verse afectada, ya que puede ser causa de estrés, ansiedad o depresión. 

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.