/ Embarazo / Cómo prevenir la acidez en el embarazo

Cómo prevenir la acidez en el embarazo

Adamed Mujer en 25 octubre, 2017 - 10:21 am en Embarazo

Los ardores y acidez en el embarazo son algo muy común, tanto que aproximadamente la mitad de las gestantes los sufren. Cada persona tiene una predisposición genética que le puede hacer más o menos propensa a este problema, pero hay otras causas que hacen que durante el embarazo sea tan habitual.

Por un lado, una cuestión meramente mecánica del cuerpo ya que, cuando aumenta el tamaño del útero y del bebé, comprime y desplaza el sistema digestivo hacia arriba, agravando el problema. Por otro lado, la progesterona hace que los músculos estén más elásticos, incluidos los implicados en el sistema digestivo, por lo que el estómago no cierra bien y el reflujo puede ser más habitual.

Una vez conocidas las causas y viendo que son inevitables, sólo se pueden intentar aliviar siguiendo una serie de rutinas y de consejos:

  • Adiós al alcohol y al tabaco. Será la mejor decisión para la salud de la madre y del bebé y, además, mejorarán los ardores.
  • Fraccionar las comidas. Evitar las especias, las comidas pesadas y grasientas, los fritos y las bebidas gaseosas. Fraccionar las comidas haciendo pequeñas ingestas divididas a lo largo de todo el día.
  • Infusiones. Cambiar los refrescos por infusiones y aprovechar las hierbas digestivas como el hinojo o la manzanilla.
  • Postura para dormir. Dormir con la cabeza ligeramente elevada colocando cojines bajo la almohada para controlar el reflujo.
  • Paseos. Dar suaves paseos después de comer. Además de ser saludable, el estar de pie mientras se hace la digestión hará que se reduzcan la acidez y los ardores.
  • Leche. Es una buena aliada para este problema así que puede ser una opción adecuada antes de dormir. Un vaso de leche templada es una recena ideal durante el embarazo.
  • Aceite de oliva. Algunas personas afirman que el aceite de oliva es protector y recomiendan tomar aceite de oliva en ayunas para proteger el estómago.
  • Ropa cómoda. No usar ropa apretada que opriman el estómago. Ya es suficiente con la inevitable presión del bebé en el sistema digestivo.
  • Agua. Hidratarse es imprescindible, pero si se sufre este problema, lo mejor es tomar agua entre comidas mejor que durante las comidas.

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *