/ Destacados / Descubren cómo las embarazadas producen superanticuerpos para proteger a los recién nacidos

Descubren cómo las embarazadas producen superanticuerpos para proteger a los recién nacidos

Adamed Mujer en 23 junio, 2022 - 9:03 am en Destacados, Embarazo

Los científicos descubrieron hace años que los recién nacidos dependen de los componentes inmunitarios transferidos por sus madres para sobrevivir a la avalancha de patógenos que empiezan a invadir sus cuerpos nada más nacer. Con el tiempo, los niños desarrollan sus propios sistemas inmunitarios, construidos a través de la supervivencia a exposiciones naturales a virus y bacterias, y aumentados por una falange de vacunas infantiles bien establecidas.

Ahora, un estudio de gran alcance publicado en la revista ‘Nature’, ofrece una explicación sorprendente de cómo funcionan realmente esos primeros días de inmunidad proporcionada por la madre, y lo que esa información podría significar para prevenir la muerte y la discapacidad de una amplia gama de enfermedades infecciosas.

Según los nuevos hallazgos, el embarazo cambia la estructura de ciertos azúcares unidos a los anticuerpos, lo que les permite proteger a los bebés de la infección por una gama mucho más amplia de patógenos.

El nuevo estudio identifica qué azúcar específico se modifica durante el embarazo, así como cómo y cuándo se produce el cambio. Durante el embarazo, la forma “acetilada” del ácido siálico (uno de los azúcares unidos a los anticuerpos) cambia a la forma “desacetilada”. Este cambio molecular tan sutil permite que la inmunoglobulina G (IgG) -el tipo de anticuerpo más común del organismo- asuma una función protectora ampliada al estimular la inmunidad mediante receptores que responden específicamente a los azúcares desacetilados.

Según los investigadores, este cambio es lo que permite a los anticuerpos maternos proteger a los bebés contra la infección dentro de las células. La alteración molecular de los anticuerpos que se produce de forma natural durante el embarazo puede reproducirse para cambiar la forma en que los anticuerpos estimulan el sistema inmunitario y afinar sus efectos. Esto podría conducir a la mejora de los tratamientos para las infecciones causadas por otros patógenos intracelulares, como el VIH y el virus respiratorio sincitial (VRS), un virus común que plantea graves riesgos para los bebés.

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.