/ Embarazo / Diabetes gestacional: lo que debes saber sobre las complicaciones que conlleva, los factores de riesgo y su prevención

Diabetes gestacional: lo que debes saber sobre las complicaciones que conlleva, los factores de riesgo y su prevención

Adamed Mujer en 9 junio, 2022 - 8:40 am en Embarazo

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que aparece por primera vez durante el embarazo en mujeres que nunca padecieron esta enfermedad anteriormente. La diabetes gestacional causa un alto nivel de glucosa sanguínea que puede causar problemas tanto a las madres como a la salud del bebé durante el embarazo y después del parto. 

Por lo general, aparece a la mitad de la gestación, por ello, los médicos suelen realizar estudios entre las 24 y 28 semanas del embarazo. En la mayoría de las mujeres, esta patología no produce síntomas perceptibles o pueden ser leves, como tener más sed que lo normal o tener que orinar con más frecuencia. 

La diabetes gestacional se puede controlar a menudo con alimentación saludable y ejercicio regular, pero a veces también será necesaria la insulina. 

Problemas que puede provocar la diabetes gestacional  

Padecer diabetes gestacional puede conllevar dificultades durante el embrazado como presión arterial alta y preeclampsia, una complicación grave del embarazo que pueden poner el riesgo la vida de la madre y del bebé. También puede provocar la cesárea y aumenta la posibilidad de sufrir diabetes tipo 2 en el futuro. 

Pero no solo la madre puede sufrir complicaciones. Si la diabetes gestacional no se controla cuidadosamente, puede llevar a altos niveles de glucosa sanguínea, lo que puede causar graves problemas al bebé.  

Según un metaanálisis realizado recientemente por la Universidad Central del Sur (China), si la madre es diagnosticada con diabetes gestacional, el bebé tiene más probabilidades de sufrir sobrepeso al nacer (tienen más probabilidades de quedar encajados en el canal de parto, tener lesiones de nacimiento o necesitar un parto por cesárea), nacimiento prematuro, dificultades respiratorias graves, nivel bajo de glucosa sanguínea (hipoglucemia), obesidad o posibilidad de sufrir diabetes tipo 2 en la edad adulta o, incluso, puede provocar la muerte del bebé antes o poco después del nacimiento. 

Factores de riego 

Todas las mujeres embarazadas tienen cierta resistencia a la insulina al final del embarazo ya que las hormonas pueden bloquear el trabajo que hace la insulina. La mayoría de ellas pueden generar suficiente insulina para vencer dicha resistencia, pero algunas mujeres tienen mayores factores de riesgo de sufrir diabetes gestacional. 

Entre esos factores de riesgo se encuentran los antecedentes familiares, la edad superior a 35 años, sufrir obesidad o sobrepeso, hipertensión arterial, síndrome de ovarios poliquísticos o padecer diabetes antes del embarazo. 

Según el estudio “Importancia de la detección de factores de riesgo para diabetes mellitus gestacional”, los factores de riesgo con mayor prevalencia entre las embarazadas diagnosticas de diabetes gestacional fue la edad materna por encima de los 35 años con una prevalencia del 58,0% y la obesidad pregestacional con una prevalencia del 18,0%. 

Otros estudios, como el realizado por el Hospital Juan Ramón Jiménez (Huelva), indican que la morbilidad neonatal es mayor en los hijos de madres con diabetes gestacional o pregestacional, y que el mal control metabólico de la glucemia en embarazadas aumenta el riesgo de efectos neonatales adversos 

Prevención 

Un estilo de vida saludable ayuda a prevenir la diabetes gestacional en las personas con mayor riesgo genético. Entre las medidas preventivas que se puede tomar están las siguientes: 

  • Dieta saludable: alimentos ricos en fibras, debido a que hace que la absorción de los azúcares sea más lenta a nivel intestinal, evitando picos de glucemia.Incluir alimentos bajos en grasas, principalmente saturadas y trans. Los alimentos que aportan carbohidratos deben consumirse moderadamente y verificando el índice glucémico (IG) de estos alimentos. 
  • Realizar ejercicio con regularidad: el ejercicio es otra manera de controlar el azúcar en la sangre, ya que ayuda a nivelar el consumo de alimentos. Se recomienda hacer un mínimo de 30 minutos de actividad física, de moderada a intensa, al menos cinco días a la semana. 
  • Controlar con frecuencia el azúcar en sangre: los niveles de azúcar en la sangre pueden cambiar muy rápido, por lo que se debe revisar los niveles a menudo. 

Cuando no se logra alcanzar los objetivos de glucemia simplemente con el estilo de vida el médico puede prescribir insulina para controlar los niveles de glucosa en sangre, por lo que es importante seguir las pautas indicadas por los especialistas para evitar las posibles complicaciones.  

También es importante realizar examen de diabetes tras el embarazo. En mujeres que han sufrido diabetes gestacional, la glucosa sanguínea suele volver a la normalidad poco después del parto. Sin embargo, si se sufre diabetes gestacional, existe un mayor riesgo de contraer diabetes tipo 2 posteriormente, por lo que se aconseja que el médico realice controles para detectar posibles cambios en la glucosa. 

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.