/ Embarazo / EE.UU. aprueba el primer medicamento para la depresión postparto

EE.UU. aprueba el primer medicamento para la depresión postparto

Adamed Mujer en 21 marzo, 2019 - 11:43 am en Embarazo

La FDA, la agencia americana responsable de la regulación de fármacos, ha aprobado el primer medicamento específico para la depresión postparto. Se trata de la brexanolona, comercializado como Zulresso, que se administra de forma intravenosa durante 2,5 días y que actúa en tan solo 48 horas, a diferencia del resto de antidepresivos que tardan semanas en surtir efecto.

Se estima que al menos una de cada 10 mujeres desarrollan -durante el embarazo o primer mes de vida del bebé- una depresión postparto, aunque la mayoría de expertos coinciden en que se trata de una cifra subestimada y que la real podría rondar el 20% de las mujeres. Este trastorno, con frecuencia estigmatizado, se caracteriza por sentimientos de intensa tristeza y de culpa, pérdida de interés por realizar actividades, incapacidad de sentir placer, ansiedad e incluso en casos extremos pensamientos de suicidio. La depresión postparto interfiere en el establecimiento del vínculo entre madre y bebé, lo que, a su vez, puede repercutir negativamente en la salud y el desarrollo del niño.

“La depresión postparto es un trastorno serio, que puede llegar a ser grave e incluso poner en peligro la vida de la madre. Las mujeres que lo padecen pueden experimentar pensamientos de hacerse daño o lastimar a su hijo”, señala en un comunicado de la FDA Tiffany Farchione, al frente de la División de productos de psiquiatría.

Actualmente, trata con antidepresivos convencionales y psicoterapia. Sin embargo, la medicación puede tardar entre cuatro y ocho semanas en producir mejoras. En cambio, el nuevo fármaco actúa rápido, en tan solo 48h, y sus efectos se mantienen durante al menos 30 días. Por el momento, su administración, que será por vía intravenosa durante 2,5 días, requerirá ingreso hospitalario.

“Es un avance muy importante en el tratamiento de la depresión postparto”, destaca Gemma Parramon, psiquiatra al frente de la unidad de salud mental perinatal del Hospital Vall d’Hebron. “Hasta el momento no existía ningún tratamiento específico para este trastorno y a pesar de que se emplean antidepresivos eficaces y seguros, la asignatura pendiente era el tiempo que tardaban en hacer efecto. En una persona que puede tener pensamientos de suicidio es primordial que actúe rápido”, añade.

La aprobación de este fármaco se produce después de que dos ensayos clínicos con brexanolona, realizados en 30 centros y unidades de psiquiatría de los EEUU, demostraran la eficacia de este medicamento en comparación con un placebo para mejorar los síntomas de la depresión durante al menos 30 días. Los resultados se publicaron en la revista The Lancet el pasado agosto.

La brexanolona imita una molécula llamada alopregnanolona, que actúa sobre un tipo de receptores de GABA, el principal neurotransmisor inhibidor del cerebro.

El fármaco se probó en más de 300 mujeres que presentaban depresión postparto y que no habían sido tratadas con ningún otro medicamento. Sesenta horas después de haber administrado la brexanolona, el 75% de las mujeres que la habían recibido sentían al menos un 50% de mejoría de los síntomas. Y una de cada dos mujeres ya no estaba deprimida, clínicamente. Además, el 95% de las pacientes que respondieron al fármaco en las primeras 60 horas no recayeron durante el mes siguiente.

Se vio, además, que las mujeres que hacían lactancia materna y que recibieron el medicamento, pasaron cantidades muy bajas a sus hijos a través de la leche, por lo que se estima que no hay riesgo de reacciones adversas para los bebés.

El medicamento comenzará a comercializarse en junio y por el momento será administrado bajo condiciones muy estrictas se seguridad, porque entre los efectos secundarios algunas mujeres en el ensayo clínico mostraron una sedación excesiva y pérdida repentina de conciencia.

“Mejorará el bienestar de las mujeres, de las familias, pero también la salud de los hijos e hijas. La depresión postparto mal tratada o no tratada acaba generando trastornos del vínculo. Incluso puede modificar los circuitos cerebrales y es probable que se transmitan estos cambios a la descendencia”, advierte Parramon, que añade que “si no ha habido un buen vínculo entre madre e hijo, la salud mental del niño se ve afectada, tanto en la infancia y como en la vida adulta”.

Una vez aprobado en los EEUU es factible que sea aprobado también en Europa aunque su precio podría ser un escollo importante para su comercialización.

0 Comentario Opina
Califica este artículo

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *