/ Embarazo / ¿Es posible un embarazo sin complicaciones si la embarazada sufre una cardiopatía?

¿Es posible un embarazo sin complicaciones si la embarazada sufre una cardiopatía?

5798640026_58c715269b_b
Adamed Mujer en 3 septiembre, 2018 - 9:17 am en Embarazo

Es bien conocido que el embarazo produce un conjunto de cambios hormonales y fisiológicos en la mujer embarazada. Prácticamente todo su organismo se reorganiza al servicio de la gestación, tanto para que el feto se desarrolle de manera óptima como para que la propia mujer pueda también seguir adelante con su vida sin mayores problemas. Todo esto provoca alteraciones en el funcionamiento normal de numerosos órganos, siendo el corazón uno de los que experimentan un mayor nivel de exigencia.

Durante el embarazo, el gasto cardíaco de la futura madre puede aumentar significativamente: hasta en un 50 %. Además, se incrementa un 30% el volumen sistólico (la cantidad de sangre que expulsa el corazón en cada contracción) y la frecuencia cardíaca aumenta de 10 a 20 pulsaciones por minuto, según datos confirmados por la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

También se producen cambios de la presión arterial a lo largo de la gestación. Finalmente, durante el parto, el dolor y las contracciones del útero provocan un aumento de la presión arterial y del gasto cardíaco y los valores normales no se restablecen hasta haber transcurrido entre ocho y doce semanas tras el alumbramiento.

En una mujer sana, el corazón responde sin mayores problemas a este sobreesfuerzo. Pero ¿qué pasa cuando la gestante sufre alguna cardiopatía? ¿Puede quedarse embarazada? ¿Y tener una gestación sin complicaciones? ¿Será inevitable que dé a luz mediante cesárea o podrá tener un parto vaginal?

Las cardiopatías que pueden afectar al embarazo pueden ser congénitas o adquiridas. Las primeras son la más frecuentes ya que, afortunadamente, los avances médicos han conseguido que el 85-90% de las personas con cardiopatías congénitas lleguen a la edad adulta y, por tanto, a tener un embarazo en el caso de las mujeres. Por otra parte, el paulatino aumento de la edad de la mujer gestante está provocando un incremento en las cardiopatías adquiridas, en especial si a esa mayor edad se suman otros factores como el tabaquismo, la diabetes o la obesidad.

Se calcula que hasta un 4 % de las mujeres puede sufrir complicaciones cardiológicas durante el embarazo, y en alguna de estas situaciones no podrán llevarlo a término”, afirma la doctora Laura Galian-Gay, especialista en Cardiología del Hospital Quirónsalud Barcelona. En su opinión, la clave de un embarazo exitoso en estas circunstancias está en “contar con profesionales especializados en este tipo de patología, que realicen el acompañamiento de estas embarazadas para adaptar sus tratamientos a su condición de la mejor forma posible, evaluando cuáles son viables y cuáles no”.

Una opinión que avala la Sociedad Española de Cardiología. Según explica en su web, durante cualquier embarazo es conveniente que se vigile periódicamente la tensión arterial, se mantenga una dieta baja en sal, se deje de fumar y se lleve una vida lo más saludable posible. Y en el caso de la paciente cardiópata, “también se deben seguir las indicaciones de un equipo médico multidisciplinar”.

Antes, durante y después
Esto es justamente lo que ha hecho el mencionado hospital de Quirónsalud: crear una unidad especializada en el seguimiento de estas cardiopatías durante el embarazo y el puerperio (el período de entre 6 y 8 semanas posterior al parto). La doctora Galian-Gay subraya la importancia de que ese seguimiento sea realizado por especialistas para evitar situaciones comunes pero indeseables cuando no es así. Por ejemplo, explica que “si no hay un seguimiento de especialistas, por norma general se suprimen todos los tratamientos que recibe la mujer con cardiopatía, aunque lo cierto es que esto no siempre es necesario ni lo más aconsejable”.

El trabajo de esta unidad empieza incluso antes del embarazo con lo que se denomina “consejo preconcepcional”. Pero esto a veces no es posible porque depende de la voluntad de la futura madre de informar a su médico de su deseo de ser madre. “Muchas pacientes con cardiopatías diagnosticadas comienzan su embarazo sin una asesoría adecuada por temor a que el médico les diga que no deben quedarse embarazadas por su problema de salud”, admite la especialista a pesar de que, en realidad, “esto no es siempre así y en nuestra unidad ofrecemos consejos a estas mujeres para que lo hagan de la mejor forma posible, no para que renuncien a ser madres, salvo, lógicamente, que sea estrictamente necesario”.

Llegado el momento del parto, los cardiólogos de la unidad elaboran un plan de actuación conjuntamente con obstetras y anestesistas para que se desarrolle de la mejor forma posible. En este punto, la doctora Laura Galian-Gay desmonta otra creencia muy extendida. “Hay que recalcar que una cardiopatía no implica necesariamente una cesárea. Por el contrario, el parto vaginal es posible en muchos casos siempre que se adopten las precauciones adecuadas”, precisa.

Y una vez que ya ha nacido el bebé, es importante mantener la vigilancia cardiológica de la madre, lo que en el caso del Hospital Quirónsalud Barcelona abarca los tres meses siguientes. “Con ello perseguimos dos objetivos: controlar el estado de salud de la madre y actuar en caso de algún empeoramiento, y controlar los fármacos que se le administran a fin de hacer compatible el tratamiento con la lactancia materna”, explica la doctora Galian-Gay.

0 Comentario Opina
Califica este artículo

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>