/ Embarazo / La deficiencia de vitamina D en el embarazo se relaciona con mayor riesgo de trastornos del espectro autista en los hijos

La deficiencia de vitamina D en el embarazo se relaciona con mayor riesgo de trastornos del espectro autista en los hijos

Adamed Mujer en 3 noviembre, 2021 - 12:00 pm en Embarazo

La deficiencia materna de vitamina D durante el embarazo se asoció con un 44% más de riesgo de autismo en la descendencia en comparación con las madres que tenían niveles suficientes de vitamina D durante el embarazo. El estudio se realizó en colaboración con investigadores de la Universidad de Turku, Finlandia y la Universidad de Columbia, Nueva York.

La baja ingesta materna de vitamina D durante el embarazo puede influir en el desarrollo del autismo en el niño junto con factores genéticos, tabaquismo de la madre, edad de los padres al nacer y complicaciones obstétricas. El resultado siguió siendo el mismo cuando se tomaron en consideración otros factores como la edad materna, la inmigración, el tabaquismo, la psicopatología, el abuso de sustancias, la semana gestacional de extracción de sangre, la temporada de extracción de sangre y la edad gestacional.

“Los resultados son importantes para la salud pública, ya que la deficiencia de vitamina D se puede prevenir fácilmente”, afirma el primer autor, el profesor Andre Sourander de la Universidad de Turku, Finlandia.

El grupo de investigación había demostrado previamente que la deficiencia de vitamina D también se asocia con un mayor riesgo de TDAH en la descendencia. Las muestras de suero se recolectaron antes de que se introdujera en Finlandia la recomendación nacional de suplementación con vitamina D durante el embarazo. La recomendación actual para las mujeres embarazadas es un suplemento diario de 10 microgramos de vitamina D durante todo el año. “La deficiencia de vitamina D es un problema mundial importante”, comenta el profesor Sourander.

El estudio incluyó 1558 casos de autismo y un número igual de controles emparejados nacidos en Finlandia entre enero de 1987 y diciembre de 2004, seguidos hasta diciembre de 2015. Los resultados se publicaron en la revista Biological Psychiatry.

 

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *