/ Embarazo / Los hospitales públicos catalanes ofrecerán un test de ADN fetal a embarazadas de riesgo

Los hospitales públicos catalanes ofrecerán un test de ADN fetal a embarazadas de riesgo

Adamed Mujer en 22 junio, 2018 - 12:49 pm en Embarazo

Todas las mujeres, de cualquier edad, que presenten un riesgo alto e intermedio de embarazo podrán hacerse la prueba del ADN fetal en sangre materna en los hospitales públicos catalanes. Esta novedosa medida se aplicará a partir de septiembre e irá introduciéndose de manera progresiva en el sistema público. Así lo establece el nuevo ‘Protocolo de seguimiento del embarazo’ que actualiza el del año 2005 y que ha sido presentado este jueves por la ‘consellera’ de Salut, Alba Vergés. Vergés ha matizado que el 80% de los embarazos en Catalunya no corren ningún riesgo.  

Hasta ahora, dentro del sistema público catalán, el test del ADN fetal (que permite detectar precozmente anomalías cromosómicas como el síndrome de Down, el de Patau o el de Edwards) se realizaba únicamente en embarazadas de alto riesgo y que eran mayores de 35 años. Y siempre por indicación médica, nunca por sistema. Las demás debían acudir a clínicas privadas y costearse esta analítica, cuyo precio oscila entre los 500 y los 700 euros. La cosa comenzará a cambiar, paulatinamente, en tres meses.

La introducción de esta prueba en el sistema público de salud busca, además, evitar más de mil procedimientos invasivos al año y, más concretamente, unas mil biopsias de corion y unas 200 amniocentesis. “La amniocentesis [punción abdominal para extraer líquido amniótico del feto] comporta un ligero riesgo de aborto. En Catalunya se hacen al año unas 4% amniocentesis innecesarias, porque la embarazada no estaba en alto riesgo como inicialmente se creía”, ha explicado Elena Carreras, presidenta de la Societat Catalana d’Obstetrícia i Ginecologia (SCOG). La prueba del ADN fetal en sangre materna es una simple analítica, no tiene ningún riesgo y reducirá el número de amniocentesis que anualmente se realizan en Catalunya.

El Protocolo de Seguimiento del Embarazo, cuya elaboración ha supuesto unos 330.000 euros, busca, en palabras de la ‘consellera’ Vergés, “desmedicalizar la atención del embarazo normal tanto como sea posible”, es decir, que solo haya intervención si existe una indicación médica. Y, a la vez, ofrecer “actividades preventivas” y de promoción de la salud.

Este nuevo protocolo del embarazo, que responde a uno de los objetivos del Pla de Salut 2016-2020, también avanza la primera visita antes de las 10 primeras semanas de gestación (hasta ahora se hacía antes de las 12 semanas) e incluye una modificación del cribado de la diabetes. Así, en las mujeres con factores de riesgo (obesidad, antecedentes familiares de diabetes o que hayan tenido un hijo muy mayores) se avanza al primer trimestre la detección de esta enfermedad (antes se hacía en el segundo y tercer trimestre).

En la actualización de este documento han participado más de 180 profesionales, además de la SCOG y la Associació Catalana de Llevadores. Otra de sus novedades es la inclusión de un cribado sistemático para detectar estados depresivos y ansiosos, así como situaciones de violencia machista. En este último caso, cada profesional deberá encontrar la manera más adecuada para plantearle el cuestionario a la mujer.

El documento también incorpora mejoras en la detección y actuación de casos de consumo de tabaco, alcohol y otras drogas, además de actualizaciones en algunos cribados de enfermedades emergentes como el virus del Zika o la enfermedad de Chagas.

En Catalunya nacieron en el 2017 un total de 67.118 bebés, un 20% menos que hace 10 años. Alrededor de un 7% de ellos fueron prematuros, cifra que ha ido en descenso en los últimos años. Y también ha bajado el porcentaje de cesáreas realizadas desde el 2013: si aquel año un 31,8% de los nacimientos fueron por cesárea, en el 2016 lo fueron el 27,4%.

Ha cambiado, además, el perfil de las gestantes. En Catalunya, en el 2016, el porcentaje de embarazadas de más de 34 años se situaba en el 38,3%, mientras que en el 2010 las mayores de 34 representaban el 29,3% del colectivo. Cada vez aumenta más la edad media a la que las mujeres tienen hijos, de la misma manera que sube el porcentaje de lactancia materna: en el 2016, un 87,5% de las madres alimentaban con leche materna a sus bebés, algo recomendado por los médicos.

Según los datos aportados por el protocolo, está habiendo, paralelamente, un aumento de otras conductas saludables, como el abandono del consumo de tabaco. Si al inicio del embarazo fuman un 22,5% de las mujeres, tras el parto solo lo hacen el 12,4% de las mismas. Los expertos recuerdan que la gestación es un buen momento para la promoción de la salud y la prevención, y para dejar de lado los malos hábitos.

Finalmente, en cuanto a los embarazos adolescentes, la cifra ha descendido más de un 25% en los últimos tres años, al pasar de un 22,8 por mil en el 2013 al 16,7 por mil en el 2016.

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *