/ Embarazo / Sanidad advierte de los alimentos y bebidas a evitar en el embarazo para una gestación segura

Sanidad advierte de los alimentos y bebidas a evitar en el embarazo para una gestación segura

Adamed Mujer en 19 enero, 2021 - 9:24 am en Embarazo

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), ha publicado una actualización de su guía ‘Alimentación segura durante el embarazo. Consejos básicos para 40 semanas de tranquilidad’, donde incluye recomendaciones saludables para la nutrición de la gestante. Entre otras, evitar consumir bebidas azucaradas y energéticas, brotes crudos como soja o alfalfa y tomar sólo complementos alimenticios si los receta un especialista. Según esta guía informativa de AESAN, desarrollada en colaboración con los colegios profesionales relacionados y la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, la gestante no puede tomar:

  • Grandes peces como el pez espada, el tiburón, el atún rojo o el lucio.
  • Leche cruda y quesos frescos o de pasta blanda (Brie, Camembert, tipo Burgos o quesos latinos, mozzarella y quesos azules) si en la etiqueta no dice que estén hechos con leche pasterizada.
  • Quesos rallados o loncheados industriales. Además, hay que quitar la corteza de todos los quesos.
  • Frutas y hortalizas crudas que no se hayan pelado o lavado y desinfectado previamente. Esto incluye las ensaladas embolsadas.
  • Brotes crudos (soja, alfalfa,…)
  • Huevos crudos o comidas elaboradas con huevo crudo, como las salsas y mayonesas caseras, mousses, merengues y pasteles caseros.
  • Carne cruda o poco hecha (carpaccios).
  • Productos cárnicos loncheados envasados. Se pueden tomar en croquetas, rehogados o pizzas, por ejemplo, después de cocinarse a más de 71º C.
  • Productos cárnicos crudos curados (chorizo, salchichón, salami, jamón curado…), si la mujer no está inmunizada frente a la toxoplasmosis. Debe consultar con su médico.
  • Patés que se vendan refrigerados.
  • Carne de caza silvestre (animales abatidos en la caza como el jabalí, venado, etc.).
  • Pescado crudo (tipo “sushi”, “sashimi”, ceviche, carpaccios), pescado ahumado refrigerado o marinado.
  • Marisco crudo, como ostras, almejas o mejillones sin elaborar.
  • Sándwiches envasados y otros alimentos preparados que contengan vegetales, huevo, carne, fiambres, pescado y derivados.
  • Zumos industriales. Hay que consumir solo los zumos recién exprimidos, no los preparados con antelación y conservados. Los zumos envasados deben estar pasteurizados.
  • Bebidas alcohólicas.
  • El consumo de cafeína debe ser muy limitado y mejor evitarlo del todo (café, té, cola, bebidas energéticas…).

Precauciones en la elaboración e ingesta de la comida

AESAN asegura que pretende ofrecer unos “consejos básicos” basados en los conocimientos científicos “más recientes” para que las embarazadas puedan seguir una alimentación “segura” en una etapa de la vida “fundamental”. De ahí que recuerde unas medidas básicas higiénico-dietéticas para evitar riesgos para el feto y su madre:

  • Limpiar a fondo las manos, las superficies y los utensilios de cocina utilizados tras manipular carne, pescados, aves de corral, frutas y vegetales no lavados y cualquier otro alimento crudo.
  • También hay que lavarse siempre las manos con jabón y agua caliente, al menos durante 20 segundos, antes y después de manipular cualquier alimento.
  • Los alimentos cocinados se deben dejar en el frigorífico el menor tiempo posible y a la temperatura correcta (4º C o menos), siempre en recipientes cerrados y separados de quesos y alimentos crudos.
  • Es imprescindible lavar siempre las frutas y hortalizas crudas. Cuando se hace con lejía, apta para la desinfección del agua de beber, se mezclan 4 gotas por litro de agua y se sumergen las frutas y hortalizas durante al menos 10 minutos. Después hay que aclararlas muy bien con agua potable.
  • Las carnes deben cocinarse siempre hasta que cambie el color del centro (71ºC).
  • Nunca hay que consumir las comidas frías, incluidas las sobras. Mejor calentarlas a más de 75 °C.
  • Los complementos alimenticios a base de vitaminas y minerales, solo se pueden tomar si los prescribe el médico.

Además, de defender una alimentación “equilibrada y segura”, apuesta por un nivel y tipo de actividad física adecuada, evitando el sedentarismo, para favorecer la salud de la madre y del bebé.

 

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *