/ Embarazo / Un estudio demuestra que las embarazadas no transmiten el coronavirus a los bebés

Un estudio demuestra que las embarazadas no transmiten el coronavirus a los bebés

Adamed Mujer en 13 marzo, 2020 - 1:16 pm en Embarazo

Un estudio liderado por investigadores chinos sugiere que el coronavirus no se transmite de las madres embarazadas a los recién nacidos.

El trabajo se publica en la revista Frontiers in Pediatrics y en él los autores describen que cuatro bebés nacidos de madres infectadas en un hospital de Wuhan (China), epicentro del nuevo brote de coronavirus, no mostraron signos de infección y siguen sanos a día de hoy.

«Finalmente han surgido algunas buenas noticias», dice la revista, sobre un coronavirus que se ha extendido a decenas de países en todo el mundo; se trata del segundo estudio liderado por chinos que en el último mes apunta que las mujeres con la enfermedad Covid-19 durante el embarazo no infectaron a sus bebés.

Según informa la publicación en una nota de prensa, las cuatro madres dieron a luz en el Hospital de la Unión de Wuhan mientras estaban infectadas y ninguno de los lactantes desarrolló ningún síntoma grave asociado al Covid-19, como fiebre o tos.

No obstante, todos fueron aislados inicialmente en unidades de cuidados intensivos; tres de los cuatro dieron negativo en la prueba de infección respiratoria, mientras que la madre del cuarto niño rechazó el permiso para ejecutar dicha prueba.

Uno de los recién nacidos experimentó un problema respiratorio menor durante tres días que fue tratado con ventilación mecánica no invasiva, además dos bebés, incluido el que tenía problemas respiratorios, tuvieron erupciones en el cuerpo que desaparecieron por sí mismas.

«Es imposible concluir si hay una conexión entre estos otros problemas médicos y el Covid-19», apunta Yalan Liu, de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong y del departamento de Pediatría del Hospital de la Unión en Wuhan, quien señala: «no estamos seguros de que el sarpullido se debiera a la infección por este coronavirus». Los cuatro bebés permanecen sanos y sus madres se han recuperado completamente.

En el estudio anterior con nueve madres infectadas, los científicos tampoco encontraron evidencia de que la infección viral pueda pasar a los niños; los nueve nacimientos se dieron por cesárea, al igual que tres de los cuatro embarazos en el estudio actual.

«Para evitar las infecciones causadas por la transmisión perinatal y postnatal, nuestros obstetras piensan que la cesárea puede ser más segura», dijo Liu, quien añade que sólo a una madre se le practicó parto vaginal y su bebé nació sin complicaciones; «tal vez el parto vaginal esté bien. Se necesitan más estudios», subraya esta experta.

En anteriores brotes de otros coronavirus, los científicos tampoco encontraron evidencias de transmisión viral de madres a hijos, pero tanto el SARS como el MERS se asociaron a abortos espontáneos o incluso a muerte materna, recuerda Liu.

Pese a los resultados del estudio que se publica este lunes, los autores recalcan que se necesitan más investigaciones sobre otros aspectos de la posible infección por Covid-19 en recién nacidos y niños.

Por ejemplo, la sensibilidad de la prueba de diagnóstico actual para detectar el virus es de alrededor del 71 %, por lo que sugieren evaluar su fiabilidad en los niños, informa el mismo comunicado.

Para ello, los investigadores están recogiendo muestras adicionales de los recién nacidos, incluyendo la placenta, el líquido amniótico, la sangre neonatal y el líquido gástrico, entre otros, para detectar posibles receptores del virus.

El virus no llega a la leche materna

No hay pruebas de laboratorio que evidencien la transmisión del virus de la madre al recién nacido y tampoco se ha demostrado que éste pueda contagiarse a través de los fluidos genitales durante el parto.
Lo que sí parece bastante seguro es que el virus no llega a la leche materna, por lo que la lactancia natural es una opción segura siempre que se lleven a cabo unas correctas medias de higiene como el lavado de manos o el uso de mascarillas en caso de que la madres esté contagiada. Este es un dato importante para aquellas madres que hayan dado positivo por coronavirus y quieran mantener la lactancia materna, apunta este experto.

Desde el Instituto de la Doctora Gómez Roig detallan que, una vez que se ha producido el nacimiento, si hay sospecha de contagio materno, se recomienda extremar las medidas de prevención con el uso de mascarilla, lavado frecuente de manos y distancias de seguridad, pero indican que, si no hay confirmación del caso, no es necesario separar a la madre de su hijo.

Ante todas estas dudas sobre embarazo y coronavirus, Reina advierte de que las embarazadas, al igual que otras personas que pueden verse afectadas por cuadros más graves, deben limitar el contacto con otras personas que puedan manifestar síntomas como dificultad respiratoria o evitar las aglomeraciones y reuniones sociales y el contacto físico. Es la opción más prudente, teniendo en cuenta que el comportamiento del Covid-19 «es todavía una incógnita».

Coronavirus en niños y bebés

Con respecto a los menores, existe alguna investigación. « Nueva infección por coronavirus en bebés hospitalizados menores de 1 año de edad en China» analiza los casos de los nueve bebés infectados entre el 8 de diciembre de 2019 y el 6 de febrero de 2020. El más joven tenía un mes y el mayor 11 meses. Todos fueron hospitalizados.

Cuatro tenían fiebre, dos tenían síntomas leves del tracto respiratorio superior, uno no tenía síntomas pero dio positivo por COVID-19 al haber estado en contacto con miembros de la familia infectados, y dos no presentaban síntomas. Ninguno de los lactantes requirió cuidados intensivos o ventilación mecánica ni tuvo complicaciones graves.

El contagio, tal y como recuerda la OMS, se produce en una persona que haya estado en contacto con un infectado «a través de las gotículas procedentes de la nariz o la boca que salen despedidas cuando una persona infectada tose o exhala». Cuando estas se depositan encima de la mesa, por ejemplo, y una persona toca dicha mesa, y luego se toca los ojos, la nariz o la boca, se infecta. «También pueden contagiarse si inhalan las gotículas que haya esparcido una persona con COVID-19 al toser o exhalar», recuerdan. Por eso, la OMS recuerda que es importante mantenerse a más de 1 metro de distancia del enfermo; lavarse las manos; evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca; cubrirse la boca y la nariz con el codo doblado o con un pañuelo de papel al toser o estornudar (y desecharlo inmediatamente); y llamar a las autoridades sanitarias locales en caso de experimentar los síntomas.

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *