/ Enfermedades / Diferencias entre tener ovarios de aspecto poliquístico y sufrir SOP

Diferencias entre tener ovarios de aspecto poliquístico y sufrir SOP

Adamed Mujer en 30 octubre, 2020 - 10:46 am en Enfermedades

El Sindrome del Ovario Poliquístico (también llamado SOP) es un trastorno endocrinológico complejo debido a un desequilibrio hormonal. Según la doctora Dra. María Jesús Puy, especialista en Endocrinología Ginecológica de Dexeus Mujer, afecta aproximadamente al 10% de la población femenina. No es una condición grave, pero requiere de control porque puede influir en el desarrollo de enfermedades como la diabetes, la obesidad o problemas cardiovasculares. Además, puede afectar a la fertilidad debido al desequilibrio hormonal existente aunque eso no signifique que no se pueda tener hijos.

A menudo el diagnóstico de esa enfermedad se confunde con otro diagnóstico que se da a menudo en mujeres jóvenes como es tener los ovarios con aspecto poliquístico. La palabra poliquístico parece indicar que se tiene los ovarios llenos de quistes, pero no es así. Lo que sí se tienes son muchos folículos; es decir, óvulos en desarrollo. Y es algo común cuando se es joven: tener una reserva ovárica elevada o lo que es lo mismo, tener muchos óvulos preparados para ir liberándose a lo largo de la etapa fértil.

Tener los ovarios de aspecto poliquístico por sí solo no representa ningún problema pero si va acompañado de otros síntomas es cuando se establece que se sufre de SOP (Síndrome de los Ovarios Poliquísticos). Para confirmar un diagnóstico de SOP se tienen que cumplir al menos dos de estas condiciones:

  • Ovarios con aspecto poliquístico.
  • Tener un nivel de andrógenos (hormonas masculinas) más alto de lo normal o rasgos físicos que indican ese exceso de hormonas masculinas: hirsutismo (vello corporal excesivo o en zonas típicamente de hombres), acné…).
  • Reglas poco frecuentes o incluso inexistentes.

Según la Dra. Puy, el primer paso es intentar controlar el síndrome cambiando los hábitos de vida a través de ejercicio físico, dieta mediterránea y reducción al máximo de ultraprocesados. Si no es suficiente, es entonces cuando entran en juego los anticonceptivos que no mejoran el síndrome, pero regulan las reglas y disminuyen o eliminan el acné y el hirsutismo. Además, pueden ser beneficiosos ya que la falta de reglas que provoca el SOP puede favorecer a la larga la aparición de un cáncer de endometrio.

Los problemas de fertilidad de un 50% de las pacientes podrían estar relacionados con el SOP. La profesional afirma que si se están tomando anticonceptivos para tratar el síndrome y la mujer quiere quedarse embarazada, es recomendable que se empiece cuanto antes a intentarlo tras dejar las pastillas porque es cuando el sistema hormonal estará más regulado. En algunos casos, el síndrome mejora tras el parto por los cambios hormonales que se producen.

No es una condición que tenga consecuencias solo en mujeres en edad fértil. Con la llegada de la menopausia puede ser que los síntomas mejoren, pero es importante mantener el control porque en ese momento de la vida de las mujeres aumenta el riesgo de problemas cardiovasculares. De hecho, un 40% de las mujeres mayores de 40 años con Síndrome de Ovario Poliquístico presentan un síndrome metabólico que conlleva un colesterol alto, hipertensión y un índice de masa corporal elevado. Y estos son factores de riesgo cardiovascular.

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *