/ Enfermedades / El síndrome del ovario poliquístico genera problemas de fertilidad en el 70% de los casos

El síndrome del ovario poliquístico genera problemas de fertilidad en el 70% de los casos

Adamed Mujer en 7 octubre, 2021 - 8:40 am en Enfermedades

El Síndrome del Ovario Poliquístico (SOP) es un grave diagnóstico para muchas mujeres porque constituye una causa frecuente de infertilidad. Sin embargo, con el avance de la ciencia, esta condición ya no supone un problema, dado que se cuenta con diferentes tratamientos para abordarla. Esta afección se produce cuando los ovarios son más grandes de lo normal y están llenos de folículos que no llegan a la ovulación. Se trata de un desequilibrio hormonal de las glándulas suprarrenales que segregan mayor cantidad de hormonas masculinas.

De acuerdo con especialistas del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), en España, este trastorno es la causa más común de irregularidades en la ovulación y puede provocar infertilidad en el 70% de las mujeres que lo padecen. No obstante, aclararon que las mujeres con SOP pueden quedar embarazas con la ayuda de los tratamientos adecuados. Para los ginecólogos, una alimentación saludable, la actividad física y un tratamiento farmacológico pueden aliviar los efectos negativos de este síndrome, sin generar mayores inconvenientes en el aparato reproductor.

“Es cierto que las mujeres con SOP pueden presentar un mayor riesgo de aborto y complicaciones gestacionales, por lo que, además de ser fundamental la información previa al embarazo, deberá controlarse su etapa gestacional para minimizar riesgos”, asegura Manuel Fernández, director de IVI Sevilla.

Los especialistas no conocen la razón por la cual se presenta este síndrome. En algunos casos, es debido a la aparición de algún tumor en la glándula suprarrenal, pero, en general, se desconoce el motivo que desencadena el proceso. Debido al desequilibrio hormonal, a la mujer le crece el vello, el pelo se le engrasa, engorda, presenta acné y tiene alteraciones del ciclo menstrual, es decir, que menstrúa muy seguido o tiene períodos de ausencia (amenorrea). Como consecuencia de esto último, no ovula y, en muchos casos, no puede quedar embarazada.

En el caso de que la paciente con este problema quiera ser madre, una de las terapias más frecuentes es realizar una estimulación ovárica. Si, por el contrario, la maternidad no es un deseo, se recurre a métodos anovulatorios como los anticonceptivos. Otra opción es llevar a cabo una laparoscopía, o cirugía mínimamente invasiva. No a todas las mujeres les funciona la misma terapia y es al analizar el caso particular cuando el profesional determinará qué vía encarar. 

La obesidad y el SOP son dos factores de riesgo que, por separado, se relacionan con la infertilidad. En el caso de presentarse juntos, las dificultades para lograr un embarazo se multiplican. Al respecto, Fernández dijo: “Se estima que una pérdida de peso de alrededor del 5% puede mejorar los aspectos endocrinos y regularizar los ciclos menstruales al disminuir los niveles de andrógenos. Esta pérdida de peso mejora la tasa de ovulación y puede mejorar la tasa de gestación en un 5-10%”.

En ese sentido, el especialista añadió: “Una dieta adecuada, hacer ejercicio físico (150 minutos semanales de ejercicio moderado o 75 minutos en caso de ser intenso) y realizar un tratamiento farmacológico determinado pueden ayudar en el manejo de esta enfermedad”. Por último, concluyó: “La aplicación de estas medidas en mujeres con sobrepeso y con SOP se traduce en una mejora en los resultados reproductivos y en los niveles de los marcadores metabólicos, incluso en presencia de pequeñas pérdidas de peso. A ello se une el impacto positivo que genera a nivel emocional y en la calidad de vida en general”.

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *