/ Enfermedades / La hiperlaxitud y la pérdida de tono vaginal afecta a la calidad de vida de las mujeres

La hiperlaxitud y la pérdida de tono vaginal afecta a la calidad de vida de las mujeres

Adamed Mujer en 31 agosto, 2017 - 1:10 pm en Enfermedades

El tejido vaginal está compuesto por fibras de colágeno que pierden su elasticidad por distintos motivos, como dar a luz, la menopausia, algunos tratamientos oncológicos que provocan déficit de estrógenos o sencillamente por el envejecimiento. Esta pérdida de elasticidad provoca que las fibras se estiren y generen hiperlaxitud, flacidez, sequedad, irritación y pérdida de tono en la vagina. Se trata de una situación que afecta de manera determinante a la calidad de vida, las relaciones íntimas y la autoestima de las mujeres a partir de los 35 o 40 años. 

La hiperlaxitud es un trastorno infradiagnosticado porque las mujeres no lo asocian con una situación de salud que puede ser tratada, aunque el rejuvenecimiento vaginal puede ayudarles a recuperar su autoestima y su calidad de vida. El abordaje convencional consistía en una intervención quirúrgica, aunque en la actualidad la práctica médica ha evolucionado para ofrecer una alternativa menos invasiva: el láser de CO2 ha modernizado este tipo de tratamientos femeninos en España, ya que evita el paso por el quirófano y permite alcanzar una mejoría muy significativa en los síntomas a partir del primer mes.

Se trata de una técnica totalmente indolora, ambulatoria y que se completa habitualmente en dos ó tres sesiones con una posterior sesión de recuerdo anual. El láser de CO2 es un dispositivo intravaginal que emite una luz por la estimulación del CO2 y produce un efecto térmico en la mucosa. El láser calienta el tejido de la zona submucosa de la vagina sin dañarlo y estimula la formación de nuevo colágeno, recuperando así el tono vaginal y la elasticidad. El láser de CO2 está también indicado para la hipertrofia de labios menores, asimetría de labios, conizaciones, condilomas, blanqueamiento genital e incontinencia urinaria de esfuerzo leve.

Esta técnica mejora la atrofia vaginal y los síntomas relacionados con la menopausia, tanto en casos de menopausia espontánea, como en la menopausia inducida por la retirada de los ovarios o por quimioterapia. Además, también está indicado para tratar la incontinencia de esfuerzo leve, para el tratamiento de verrugas genitales o como parte de un tratamiento estético empleado como láser quirúrgico para reducir el tamaño de los labios vaginales.

La edad de la paciente que se somete a este tipo de tratamiento puede oscilar entre los 35 y los 70 años. En el rango de edad entre los 35 a 45 años lo más común es tratar problemas de hiperlaxitud tras el parto o casos estéticos en los que el objetivo es retocar el tamaño de los labios vaginales. En pacientes que se encuentran entre los 45 y los 70 años uno de los problemas más habituales es la sequedad vaginal. Esta misma situación se da en mujeres que se han sometido a un tratamiento oncológico, ya que también sufren esta sequedad relacionada directamente con el déficit de estrógenos.

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *