/ Enfermedades / La importancia de la Vitamina D en el tratamiento del Síndrome del Ovario Poliquístico

La importancia de la Vitamina D en el tratamiento del Síndrome del Ovario Poliquístico

Adamed Mujer en 11 noviembre, 2022 - 10:33 am en Enfermedades

El déficit de vitamina D tiene una alta prevalencia entre la población general. Se estima que entre el 50% y el 70% de la población europea está por debajo de los niveles mínimos adecuados para nuestro organismo. 

En realidad, la vitamina D no es una vitamina, sino una hormona que cumple funciones endocrinas y ayuda al cuerpo a absorber el calcio, uno de los principales elementos que constituyen los huesos. Se puede obtener vitamina D de tres maneras: a través de la piel, de la dieta y de suplementos.  

Numerosos estudios apuntan a que esta falta de vitamina D es muy frecuente en mujeres diagnosticadas con el Síndrome del Ovario Poliquístico (SOP). El SOP es el trastorno endocrino más común en mujeres en edad reproductiva, con una prevalencia de hasta el 18% entre la población femenina. Esta patología se caracteriza principalmente por ciclos menstruales irregulares, infertilidad causada por anovulación crónica, un exceso de andrógenos, resistencia a la insulina y, a menudo, obesidad o sobrepeso.  

El déficit de vitamina D no es solo muy prevalente en mujeres con SOP, sino que su presencia se asocia a un peor curso evolutivo de la enfermedad. A este respecto, algunos estudios, como el publicado en la revista ‘Biología Reproductiva y Endocrinología’ , apuntan a que la suplementación con vitamina D disminuyelos síntomas asociados a esta patología. Según los resultados, la suplementación con Vitamina D tuvo efectos beneficiosos en el metabolismo de la insulina y los lípidos en mujeres infértiles con SOP que eran candidatas a la fertilización in vitro (FIV). 

La estrecha relación entre SOP, vitamina D y obesidad 

Entre el 50% y el 70% de cada 10 mujeres que padecen de SOP, tienen tendencia a sufrir resistencia a la insulina. Y cuando hay presencia de resistencia a la insulina, es más probable desarrollar sobrepeso u obesidad 

Y es que la hormona D tiene receptores en el tejido adiposo visceral, lo que juega un papel fundamental en el normal funcionamiento del tejido graso, posiblemente regulando la respuesta inflamatoria. 

Evidencias científicas, como el estudio publicado en Medicina Reproductiva y Embriología Clínica’, respaldan la idea de que la suplementación de vitamina D en mujeres con SOP y deficiencia de vitamina D produce una disminución significativa de las concentraciones de colesterol y triglicéridos, lo que puede ayudar a mejorar los aspectos endocrinos y regularizar los ciclos menstruales.  

La obesidad y el SOP son dos factores de riesgo que, por separado, se relacionan con la infertilidad y, en el caso de presentarse juntos, las dificultades para lograr un embarazo se multiplican.  

Por su parte, la vitamina D también influye en la fertilidad femenina a varios niveles, ya que ayuda a regular los ciclos menstruales y a la hormona anti-mulleriana, la cual desempeña un papel importante en la formación de los folículos y la calidad de los ovocitos, aumentando así las probabilidades de embarazo. 

A diferencia de lo que ocurre con otras vitaminas, un exceso sí puede ser perjudicial para la salud y tóxica. Por ello, se debe consultar al médico especialista para que pueda evaluar nuestro caso y aconsejarnos sobre el tratamiento más adecuado. 

 

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *