/ Enfermedades / La prevención de problemas en el suelo pélvico después del embarazo y la menopausia

La prevención de problemas en el suelo pélvico después del embarazo y la menopausia

Adamed Mujer en 1 febrero, 2016 - 1:45 pm en Enfermedades

El suelo pélvico es un conjunto de músculos, fascias y ligamentos que cierran la cavidad pélvica y, a través de ella, pasan una serie de órganos como son el recto, la vagina y la uretra. La Dra. Cristina Pages, ginecóloga de la Unidad de Suelo Pélvico de HM IMI Toledo, señala que “los síntomas más habituales que acontecen en estas patologías son la incontinencia urinaria, los prolapsos de los órganos pélvicos y dolor en las relaciones sexuales. También pueden manifestarse con más variedad de síntomas, entre los que están la dificultad del inicio de la micción, sensación de vaciado vesical incompleto, infecciones urinarias de repetición o incontinencias fecales”.

La mayoría de los casos tienen solución en la actualidad gracias a los tratamientos que van desde terapias conservadoras como fármacos, rehabilitación, fisioterapia, electroestimulaciones o láser, a otros como el tratamiento quirúrgico para patologías más graves o donde han fracasado los tratamientos conservadores. Entre los tratamientos quirúrgicos hay que destacar, aparte de las cirugías clásicas, muchas mejoras para tratar defectos pélvicos severos. Aquí entra en juego el papel de las mallas para prolapsos y bandas de incontinencia, que con una indicación e información adecuada por parte del facultativo a la paciente, puede mejorar mucho los resultados de dicha cirugía. La cirugía de suelo pélvico ha cambiado mucho en los últimos años, mejorando los resultados tanto a nivel anatómico como funcional. Los cirujanos dedicados a estas patologías han tenido que subespecializarse debido a la gran cantidad de técnicas y kits de mallas aparecidas en el mercado en los últimos años.

Es importante prevenir la aparición de problemas de suelo pélvico sobre todo tras el embarazo y la llegada de la menopausia mediante ejercicios de Kegel y Pilates con ejercicios hipopresivos. “Gracias a ellos es posible dar más resistencia y fuerza contráctil a la musculatura de esta zona, teniendo un refuerzo para que ocurran con menos frecuencia estas dolencias”, resalta la ginecóloga. Un gran número de pacientes con problemas de suelo pélvico asocian un estado depresivo importante, generado en muchos casos por la limitación social que ello supone. “No hay que olvidar nunca que el tratamiento de estas patologías siempre debe ir de la mano de un equipo multidisciplinar, porque tratamos varias esferas del paciente y ello lleva a un éxito mayor”, concluye la doctora.

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *