/ Enfermedades / Pacientes del 12 de Octubre visten al Manneken Pis en el Día Mundial de la Endometriosis

Pacientes del 12 de Octubre visten al Manneken Pis en el Día Mundial de la Endometriosis

Adamed Mujer en 15 marzo, 2018 - 9:10 am en Enfermedades

Representantes del servicio de ginecología del Hospital 12 de Octubre de Madrid visitaron ayer Bruselas para entregar un traje al Manneken Pis, la famosa estatua de la capital belga, elaborado por las pacientes de endometriosis del centro, coincidiendo con el Día Mundial de la enfermedad.

En una recepción en el Ayuntamiento de Bruselas, las doctoras del servicio de ginecología y obstetricia, en compañía de la embajadora de España en Bélgica, Cecilia Yuste, hicieron entrega del traje amarillo, color que simboliza este día, a la Asociación de Amigos del Manneken Pis.

La endometriosis es una enfermedad, benigna, pero que incapacita a las mujeres afectadas por el intenso dolor que les produce y para calmarlo se recurre a técnicas como infiltraciones musculares, bloqueo de nervios periféricos o neuromodulación de raíces nerviosas.

Desde hace un año, se ha incorporado una nueva “técnica” en el hospital madrileño gracias a la iniciativa de la ginecóloga Carmen Guillén Gámez, a quien se le ocurrió organizar talleres de ganchillo para ayudar a los pacientes a concentrarse, reducir la ansiedad, mejorar sus capacidades cognitivas, reforzar su autoestima y adquirir nuevas habilidades.

“Su agenda diaria la define la presencia de dolor o la existencia o no de alguna prueba médica. Por eso, poder decidir crear algo que pueden regalar supone una satisfacción personal para ellas”, explicó en declaraciones a Efe Guillén, quien reconoce que vestir al Manneken Pis fue un gesto ideado para que la endometriosis tuviera “repercusión”.

Organizadas en grupos de diez y coordinadas por la propia Carmen Guillén con la colaboración de otras doctoras y enfermeras de la unidad de ginecología del hospital madrileño, las pacientes reciben clases de Clara Montagut, una diseñadora gráfica reconvertida en profesora de ganchillo a tiempo parcial en el hospital.

“La primera vez que las pacientes tuvieron noticias del taller se quedaron sorprendidas, muchas no sabían nada de ganchillo, pero han adquirido la habilidad y algunas se han hecho verdaderas expertas. Además, reconocen que, sobre todo, cuando tejen en compañía en el taller se olvidan de su dolor y se sienten empoderadas“, explicó Guillén.

Este innovador tratamiento dura dos meses, tras los cuales cada paciente puede seguir practicando en casa mientras sigue con el tratamiento médico pertinente. “Ha mejorado su calidad de vida y aumentado su grado de felicidad; ha significado un impacto muy positivo para ellas”, concluyó Guillén.

El icónico niño de bronce de 55 centímetros orinando en una fuente, ubicado junto a la emblemática Grand Place, cambia de vestimenta cada pocas semanas, coincidiendo habitualmente con eventos culturales, deportivos y diversas celebraciones.

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *