/ Enfermedades / Un estudio confirma la relación entre hipotiroidismo e infertilidad

Un estudio confirma la relación entre hipotiroidismo e infertilidad

Adamed Mujer en 3 abril, 2019 - 7:00 pm en Enfermedades

Un estudio realizado por el Instituto de Investigación Sanitaria Incliva confirma la relación entre hipotiroidismo e infertilidad, ya que el porcentaje de recién nacidos vivos tras un ciclo de reproducción asistida es un 30% menor en los casos en los que existe ese problema con la glándula tiroides.

La investigación también confirma que las cancelaciones de los ciclos son hasta un 50% más habituales en mujeres afectadas por hipotiroidismo, y que el tiempo para calcular la transferencia embrionaria tras la fecundación del óvulo en el laboratorio debe ser el doble en casos de patología tiroidea.

El estudio, publicado por la revista Journal of Assisted Reproduction and Genetics, está coordinado por Antonio Cano, presidente de la Sociedad Europea de Menopausia y Andropausia, catedrático de Obstetricia y Ginecología de la Universitat de València y jefe de Servicio de esta misma especialidad en el Hospital Clínico de Valencia.

Además de Cano, el equipo que ha realizado este estudio está compuesto por Juan José Tarín Folgado (Biólogo de la Reproducción de la Facultad de Biología de la UV e investigador colaborador de Incliva) y los investigadores de Incliva y el Hospital Clínico Eva Pascual, Miguel Ángel García Pérez y Raúl Gómez Gallego.

El objetivo de este trabajo era evaluar cómo las mujeres con algún perfil de enfermedad respondían a la estimulación de los tratamientos de reproducción asistida y comparar su respuesta con la de mujeres consideradas sanas, según un comunicado del centro investigador.

Según Cano, para realizar la investigación se utilizó una base de datos del Hospital Clínico de Valencia que incluía a 1.291 mujeres que habían terminado un ciclo de reproducción asistida tanto por Fecundación in Vitro (FIV) como por Inyección Citoplasmática de Espermatozoides (ICSI).

De todas ellas, se seleccionaron las que presentaban perfil de enfermedad, explica Cano, que añade que la única excepción que hicieron fueron las enfermedades mentales «porque, a priori, estas patologías no presentan rasgos que puedan afectar a los parámetros puramente físicos que queríamos abordar». Una vez elegidas las pacientes, los investigadores realizaron una segunda clasificación estableciendo diferentes grupos más amplios.

Después, se analizó la respuesta de las pacientes a un ciclo completo de reproducción asistida en función de variables relacionadas con la respuesta ovárica general, los folículos que respondieron a la estimulación, el número de embriones y el número de embarazos bioquímicos conseguidos y, finalmente, el número de nacidos vivos.

El trabajo concluyó que, al igual que se observó para el hipotiroidismo, el resto de enfermedades, que se agruparon a causa de su baja prevalencia cuando se consideraban individualmente, también confería una reducción en las tasas de éxito de nivel similar. Ésta es también una contribución importante del estudio, que encontró también un impacto del conjunto de enfermedades identificadas.

El hipotiroidismo es una de las patologías con mayor prevalencia en las mujeres, y por eso su estudio desde el prisma de la reproducción encaja con la labor del Grupo de Investigación en Salud de la Mujer de Incliva, dirigido por el doctor Cano y centrado en el estudio de la salud femenina.

Las mujeres con anomalías de tiroides presentan alteraciones en la ovulación que afectan a su fertilidad y que pueden solucionarse con los tratamientos adecuados. Sin embargo, el objetivo de este trabajo era estudiar su respuesta a los ciclos de estimulación estándar utilizados en mujeres sanas.

A pesar de los datos aportados por este trabajo, la relación entre hipotiroidismo y empobrecimiento reproductor no está perfectamente estudiada y definida. Aun así, el Presidente de la Sociedad Europea de Menopausia y Andropausia incide en que su origen pueden ser las conexiones existentes entre tiroides y ovarios.

«Uno de los mecanismos que causan menopausia prematura son los procesos autoimunitarios que afectan al ovario junto con otras glándulas endocrinas», explica el especialista. Añade que también saben que otras enfermedades como la diabetes mellitus o la obesidad «influyen en la función ovárica y en el fallo ovárico precoz» y hacen que, ante una estimulación, el ovario tenga una respuesta menos funcional.

0 Comentario Opina
Califica este artículo

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *