/ Fertilidad / ¿Cómo ha afectado el estrés del confinamiento a la fertilidad?

¿Cómo ha afectado el estrés del confinamiento a la fertilidad?

Adamed Mujer en 18 marzo, 2021 - 10:44 am en Fertilidad

El confinamiento ha sido determinante tanto para mejorar hábitos de vida como para generar un estrés desmedido. Según aseguran desde la clínica Somos Onet de Alicante, la pandemia ha producido mayores alteraciones hormonales en algunas mujeres, mientras que en otras en cambio, ha provocado todo lo contrario al parar su ritmo de vida tan estresante. En la mujer el confinamiento ha provocado más alteraciones menstruales, por ejemplo, y al no salir de casa, provocó más problemas intestinales. El estrés también ha sido un factor determinante en este periodo y se han recogido más episodios de ansiedad y depresión así como problemas para conciliar el sueño.

El estrés provoca que el cuerpo segregue cortisol, y esta hormona es causante de muchas alteraciones en nuestro organismo. Por ejemplo, unos niveles elevados y sostenidos de esta hormona alteran el funcionamiento de la glándula tiroides, y esta glándula es determinante para que se produzca una ovulación, para que se dé la implantación del embrión y para que un embarazo evolucione favorablemente o no. Si se tiene la tiroides alterada se están rebajando las posibilidades de quedarse embarazadas.

Por otro lado la microbiota intestinal es el conjunto de cepas que vive en nuestro intestino y que nos ayudan a estar sanos. Si hablamos de fertilidad, hemos de centrarnos en la permeabilidad intestinal, si la mucosa del intestino no está sana, puede provocar que muchas de las sustancias que están en nuestro intestino para ser expulsadas porque son tóxicas vuelvan a entrar en nuestro torrente sanguíneo. Otro dato a tener en cuenta, el tener un intestino demasiado permeable nos traerá más problemas autoinmunes, y además si tenemos un intestino con la mucosa alterada y microbiota alterada, habrá una peor absorción de nutrientes.

Hemos de tener un sistema inmune sano, porque el embrión tiene un material genético distinto al nuestro, por lo que el sistema inmune tiene que permitir que ese futuro bebé se quede, pero si se parte de un sistema inmune hiperactivo puede provocar un ataque al embrión y por tanto no dejar que se implante, o si se implante, podría provocar un aborto. En el caso de que no estemos absorbiendo correctamente los nutrientes de los alimentos es otro hándicap para la fertilidad, porque necesitamos tener unos niveles de vitaminas y minerales para ayudar a la ovulación e implantación del embrión.

Pero no solo la microbiota intestinal es importante, si no que la microbiota que tenemos en nuestro endometrio también es importantes, de hecho, ya hay estudios científicos recientes en los que se ha visto que si tenemos déficit de ciertos lactobacilos en el útero rebaja la posibilidad de embarazo y aumenta la de aborto. El estrés además sabemos que nos inflama, hace que tengamos predisposición a padecer inflamación crónica de bajo grado, y esta inflamación afecta a todos nuestros órganos, incluidos el útero, los ovarios y en el caso de los hombres los testículos.

Si el estrés inflama, y por tanto oxida, también afectará a los óvulos, ocurriendo lo mismo, peor calidad ovocitaria. Vivir con estrés constante deprime el sistema inmunológico, y nos hace más vulnerables a infecciones, y si se altera la microbiota endometrial y además deprime el sistema inmune, será mucho más sencillo que tengamos una infección vaginal o endometrial, cosa que va en detrimento del embarazo. El estrés también nos puede aumentar los niveles de glucosa en sangre, y esto se mantiene, nos acabará provocando problemas… La resistencia a la insulina, por ejemplo, empeora la calidad del óvulo, disminuye la tasa de implantación y aumenta la tasa de aborto, pero no solo afecta a la mujer, al hombre le puede afectar a la fragmentación del esperma también, porque la resistencia a la insulina provoca también una inflamación sistémica. Por último el estrés puede disminuir los niveles de progesterona en sangre. La progesterona es la hormona del embarazo, gracias a ella el embrión se implanta en el útero y se mantiene el embarazo, unos niveles bajos de esta hormona nos puede predisponer a sufrir un aborto.

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *