/ Hormonas / El papel de la testosterona en la mujer

El papel de la testosterona en la mujer

Adamed Mujer en 22 junio, 2021 - 8:24 am en Hormonas

La testosterona es una hormona esteroidea sexual de tipo andrógeno que se relaciona directamente con los hombres, aunque no es algo aislado del sexo masculino, sino que, en menor medida, también es cosa de mujeres, ya que influye en los tejidos reproductivos y no reproductivos femeninos. Es cierto que en el hombre adulto la concentración sanguínea de la testosterona es 10 veces mayor que en la mujer, tal y como explica la doctora Teresa Gastañaga Holguera, especialista en Medicina Reproductiva del Instituto de Salud de la Mujer del Hospital Clínico San Carlos (Madrid), en una entrevista con el medio Infosalus, donde destaca una mayor secreción de andrógenos y sus precursores entre los 20 y los 30 años de la mujer. “Posteriormente, su secreción va disminuyendo poco a poco y la producción de testosterona se reduce al 50% a los 40 años de la mujer, y en un 25% a los 50. El descenso continúa más allá de los 60 años”, apostilla la especialista.

Concretamente, la testosterona tiene un papel importante en la salud cardiovascular, la musculoesquelética, la vulvovaginal y la función cognitiva femenina, tal y como indica un artículo clínico publicado en IntraMed. De hecho, los niveles de testosterona demasiado bajos o altos pueden causar problemas de salud tanto en los hombres como en las mujeres.

Entre esos problemas destaca la disminución del deseo sexual, así como la infertilidad, el exceso de crecimiento de vello corporal y desarrollo de rasgos masculinos en mujeres o los períodos menstruales irregulares. Para estos problemas, suelen llevarse a cabo pruebas de los niveles de testosterona, los cuales son más frecuentes en las mujeres cuando los niveles son demasiado altos.

Cuando se realizan estas pruebas, los niveles altos de testosterona pueden indicar síndrome de ovario poliquístico (SOP), un trastorno hormonal común que afecta a las mujeres en edad fértil y que supone la principal causa de infertilidad femenina. También puede suponer el diagnóstico de cáncer de ovario o de las glándulas suprarrenales. Por el contrario, si con la realización de estas pruebas se detecta un nivel extremadamente bajo de testosterona en la mujer, puede indicar enfermedad de Addison, un trastorno de la glándula pituitaria.

“En la vida fetal interviene en los procesos de diferenciación masculina, desarrollándose gracias a ellas los órganos y las estructuras del aparato genital. En la pubertad es necesaria para continuar el desarrollo sexual y la aparición de caracteres sexuales secundarios, como el vello genital o el agravamiento de la voz, a la par que es básica para la función sexual masculina y la producción de espermatozoides”, explica en la mencionada entrevista la doctora Gastañaga. También influye en el desarrollo muscular y en el cerebro, a la vez que aumenta la densidad mineral ósea y ayuda al hígado a sintetizar algunas enzimas y proteínas.

La testosterona en la mujer se asocia igualmente con la función sexual y con el mantenimiento de la estructura y función adecuadas del tracto genitourinario, pero además existen receptores para esta hormona en numerosos órganos, como el cerebro, el hueso, la piel y el músculo, entre otros.

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *