/ Menopausia / La menopausia podría suponer una vulnerabilidad para el cerebro debido al efecto protector de los estrógenos

La menopausia podría suponer una vulnerabilidad para el cerebro debido al efecto protector de los estrógenos

Adamed Mujer en 9 noviembre, 2021 - 10:00 am en Menopausia

Un nuevo estudio de investigadores de Weill Cornell Medicine, en colaboración con la Universidad de Arizona (Estados Unidos), sugiere que una mayor exposición acumulada a los estrógenos a lo largo de la vida, por ejemplo por haber tenido más hijos o por haber tomado terapia hormonal en la menopausia, puede proteger las regiones cerebrales que son vulnerables al Alzhéimer.  Los resultados, publicados en la revista Neurology, proceden de un análisis de los antecedentes personales, las resonancias magnéticas y las pruebas cognitivas de 99 mujeres de entre 40 y 50 años. Los investigadores confirmaron un hallazgo anterior que relacionaba la menopausia con un menor volumen de materia gris en zonas del cerebro que también son vulnerables al Alzheimer.

Pero también relacionaron los indicadores de una mayor exposición general a los estrógenos, como un período más largo de años reproductivos (de la menarquia a la menopausia), un mayor número de hijos y el uso de terapia hormonal para la menopausia y de anticonceptivos hormonales, con un mayor volumen de materia gris en algunas de estas áreas cerebrales. El descenso de los niveles de estrógeno que se produce con la menopausia conlleva una disminución de los volúmenes de materia gris, la materia celular del cerebro, en regiones cerebrales clave que también se ven afectadas en la enfermedad de Alzheimer.

El estudio fue un estudio de observación y no un ensayo clínico, pero se suma a las pruebas de que el estrógeno puede tener un efecto protector en el cerebro femenino, limitando la pérdida de materia gris que normalmente se produce con la menopausia y, por tanto, reduciendo potencialmente el riesgo de Alzheimer. “Nuestros hallazgos sugieren que, si bien la transición de la menopausia puede suponer una vulnerabilidad para el cerebro femenino, otros acontecimientos de la historia reproductiva que indican una mayor exposición a los estrógenos aportan, en cambio, resistencia”, explica la autora principal del estudio, la doctora Lisa Mosconi.

Los receptores de las moléculas de estrógeno se encuentran en las células de todo el cerebro de las mujeres, y desde hace tiempo se sabe que esta hormona sexual no solo ayuda a dirigir el desarrollo y el comportamiento del cerebro, sino que, en general, tiene una función nutritiva y protectora del sistema nervioso central. Sin embargo,esa protección no dura siempre. Los niveles de estrógeno disminuyen considerablemente durante la transición a la menopausia y, como han demostrado las recientes investigaciones de la doctora Mosconi y otros científicos, las mujeres tienden a experimentar una importante pérdida de volumen de materia gris durante esta transición.

La pérdida de volumen se produce especialmente en las regiones cerebrales más afectadas por el Alzhéimer, y más o menos en el mismo momento de la vida en que se cree que comienza el largo y lento proceso de la enfermedad de Alzhéimer de inicio tardío. Por lo tanto, la pérdida de estrógenos en las mujeres a mitad de la vida puede ser un factor clave en el mayor riesgo de padecer Alzhéimer. La otra cara de esta hipótesis es que un mayor número de estrógenos, en particular una mayor exposición acumulada a los mismos, podría servir para contrarrestar el efecto de debilitamiento cerebral de la menopausia. Esa posibilidad es la que la doctora Mosconi y su equipo trataron de investigar en el nuevo estudio.

El análisis abarcó a 99 mujeres de entre 46 y 58 años y un grupo de comparación de 29 hombres de edad similar. Confirmó que las mujeres posmenopáusicas y perimenopáusicas (que inician la menopausia), en comparación con las mujeres premenopáusicas y los hombres, tenían un volumen de materia gris significativamente menor en áreas cerebrales como el hipocampo, el córtex entorrinal y las regiones del lóbulo temporal, muy afectadas por el Alzheimer. Por el contrario, entre las mujeres, tener una mayor exposición a los estrógenos, según varios factores, se asoció con una mayor volumen de materia gris en ciertas áreas cerebrales. La mayor duración de la vida reproductiva, por ejemplo, se relacionó significativamente con una mayor volumen de materia gris en un grupo de regiones cercanas a la parte superior del cerebro, incluyendo el lóbulo parietal superior y el precuneus del hemisferio izquierdo.

Haber tenido más hijos se asoció significativamente con una mayor volumen de materia gris en los giros frontales inferiores y medios, y en los giros temporales medios e inferiores. Haber utilizado terapia hormonal sustitutiva se asoció a una mayor volumen de materia gris en la circunvolución frontal superior y en varias otras regiones cerebrales. Se sabe que todas estas regiones cerebrales se ven afectadas por el envejecimiento y el Alzheimer. Los resultados apoyan la idea de que el estrógeno puede ser protector, dicen los investigadores, y sugieren que una mayor investigación de las vías biológicas específicas que subyacen a este efecto podría producir cambios médicos o de estilo de vida que ayuden a las mujeres a reducir su riesgo de deterioro cognitivo con el envejecimiento, así como el riesgo de demencia de Alzheimer.

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *