/ Menopausia / La voz de la mujer baja 1 semitono con la menopausia

La voz de la mujer baja 1 semitono con la menopausia

Adamed Mujer en 22 junio, 2020 - 1:42 pm en Menopausia

La voz hablada de la mujer baja un semitono tras la menopausia, y en algunas mujeres el descenso es incluso algo mayor. Y aunque este cambio tonal apenas es perceptible para la mayoría de quienes escuchan, afecta a quienes son profesionales de la voz, y puede impactar a largo plazo tanto en su salud como en su carrera profesional.

Así lo explica Filipa M.B. Lã, autora – junto Diego Ardura–, del estudio Los efectos de la menopausia en métricas vocales: una revisión sistemática y metaanálisis, que forma parte de un proyecto de investigación destinado a estudiar las características vocales y sus implicaciones en la voz, el habla y la comunicación de las mujeres durante la menopausia. Y es que Lã está convencida de que la menopausia impacta en la voz mucho más de lo que se ha estudiado hasta ahora, y que esos cambios tienen más trascendencia de la que se cree en la vida social y profesional de las mujeres.

“Los pocos estudios que se han hecho sobre menopausia y voz miden la parte más superficial de la voz, la señal acústica, pero para conocer los efectos reales que tienen los cambios hormonales asociados a la menopausia hay que estudiar también los patrones de vibración de los pliegues vocales, los patrones de respiración… porque cualquier modificación en estos sistemas impacta en la voz, y por pequeño que sea el cambio, si eres una profesional de la voz, lo notas, te afecta”, dice la profesora e investigadora del Laboratorio de Voz, Música y Lenguaje de la UNED, cofinanciado por el Programa de Atracción de Talento Investigador de la Comunidad de Madrid.

Y, enfatiza, de la calidad de su voz para poder trabajar depende casi el 30% de la población activa: cantantes, actores, profesores, periodistas, políticos, vendedores, abogados, telefonistas… profesiones todas ellas con una elevada presencia femenina.

”Si eres una cantante acostumbrada a cantar las partes más agudas de las partituras y, con la menopausia, tu voz pierde un semitono, eso te va a perjudicar, va a modificar tu instrumento musical,tu forma de cantar, y vas a necesitar ayuda de un profesor de canto especializado en función vocal o de un logopeda para adaptarte o quizá habrás de cambiar de repertorio”, ejemplifica Lã.

Por otra parte, más allá del descenso de un semitono, según el metaanálisis realizado, entre el 35% y el 46% de las mujeres presentan síntomas de malestar vocal y cambios en el timbre y en el tono de la voz. “La voz es un órgano de influencia hormonal, por lo que cambios en las concentraciones de hormonas esteroides sexuales, es decir, estrógenos, progesterona y testosterona, pueden repercutir en la calidad de la voz y en su función como medio de comunicación y de trabajo”, comenta la investigadora de la UNED.

A este respecto, explica que en la mucosa de los pliegues vocales –los que vibran con la presión del aire para crear el sonido primario de la voz– hay receptores de las hormonas esteroides sexuales, de modo que si estas se ven alteradas eso afecta a los tejidos de los pliegues vocales, y si estos no vibran el mismo número de veces por segundo, esos se traduce en cambios en la voz. De hecho, esos cambios en la mucosa de los pliegues vocales podrían estar relacionados con la sequedad, la fatiga vocal, la menor capacidad de proyectar su voz y los gallos o cambios imprevistos de registro vocal que relatan muchas mujeres tras la menopausia, apunta Lã.

Subraya que esta fatiga vocal y menor capacidad de proyectar la voz debido a la menopausia pueden resultar drásticas para actrices o profesoras. En el caso de estas últimas, dice la investigadora, es muy probable que los cambios de voz no les afecten solo a ellas, sino también a los niños a los que enseñan, puesto que hay estudios que relacionan los niveles de aprendizaje con las características de la voz.

De ahí su interés en promover la investigación multidisciplinar –en la que participen desde ingenieros electrónicos hasta logopedas pasando por profesores de canto, otorrinolaringólogos y un sinfín de profesionales más– sobre el impacto de la menopausia en la voz y en la gestión de la carrera de muchas profesionales, “para poder ofrecer apoyo especializado a las mujeres y, quizá, incluso establecer algún tipo de protección o derechos laborales al respecto”.

Y llama la atención de que estos cambios se producen cuando las mujeres están plenamente activas desde el punto de vista profesional, puesto que la edad media de la menopausia se sitúa en los 52 años. “En los hombres, la andropausia también modifica su voz, pero es ocurre a edades más avanzadas, cuando normalmente ya no trabajan”.

El estudio –que ha recibido el premio Hamdan International Presentation Award de The Voice Foundation y se publicará en Journal of Voice– constata que la voz femenina es doce semitonos (una octava musical) más aguda que la voz masculina y con la menopausia se produce un descenso medio del tono de la voz hasta los 180 Hz, una media tonal alejada de los 165 Hz, que es la frecuencia a partir de la cual empieza a ser difícil distinguir si la voz es de mujer o de hombre.

Otros cambios en la voz

La menopausia no es el único momento de la vida en que cambia la voz. El primer cambio importante se produce en la pubertad. Según algunos estudios, con el crecimiento y el descenso de la laringe que se produce a esas edades, así como los cambios hormonales, baja la frecuencia de la voz. En el caso de los hombres se estima que el descenso es de una octava musical, mientras que en las mujeres es de tres tonos de promedio.

Pero no son sólo factores fisiológicos los que influyen en los cambios de voz a lo largo de la vida. También hay factores sociales y ambientales. Por ejemplo, los expertos han constatado que con la madurez personal, la incorporación al mundo laboral y el aumento de responsabilidad social la voz se hace más grave, tanto en hombres como en mujeres.

El tabaco, los aires acondicionados, los altibajos emocionales, los esfuerzos vocales continuados (vendedores, maestros, etcétera) o incluso alteraciones musculares u óseas (en las cervicales sobre todo) también pueden alterar la voz de forma temporal o permanente.

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *