/ Menopausia / Los síntomas de menopausia son peores si la mujer tiene obesidad

Los síntomas de menopausia son peores si la mujer tiene obesidad

Adamed Mujer en 16 junio, 2017 - 11:00 am en Menopausia

Las mujeres con obesidad pueden padecer síntomas de menopausia como sofocos y sudoraciones nocturnas más graves que sus homólogas más delgadas, señala un estudio brasileño. Los investigadores compararon los síntomas de menopausia de mujeres con un peso saludable con los de mujeres que tenían sobrepeso u obesidad y encontraron que tres síntomas empeoraban más conforme aumentaba la constitución de las mujeres: sofocos y sudoraciones nocturnos, mialgias y artralgias, y problemas de la vejiga.

“La intensidad de los sofocos aumentó progresivamente con el índice de masa corporal (IMC) y la obesidad tuvo gran efecto en las actividades diarias como la interrupción voluntaria de las tareas de trabajo y la disminución del desempeño en general“, dijo la autora principal del estudio, la Dra. Lucía Costa-Paiva, de la Universidade Estadual de Campinas, en Campinas, San Pablo, Brasil. “También hubo un nivel más bajo de actividades de esparcimiento en estas mujeres”, explicó la Dra. Costa-Paiva en un mensaje de correo electrónico. “Por consiguiente, aumenta la evidencia para recomendar a las mujeres que bajen de peso”.

Las mujeres pasan por la menopausia cuando dejan de menstruar, lo que suele ocurrir entre los 45 y 55 años. A medida que los ovarios aumentan la producción de hormonas estrógeno y progesterona en los años premenopáusicos y posmenopáusicos, las mujeres pueden presentar síntomas que fluctúan desde sequedad vaginal hasta altibajos en el estado de ánimo, artralgias e insomnio. Investigación reciente ha revelado que 57% de las mujeres entre 40 y 64 años en todo el mundo presentan bochornos, 60% refieren disfunción sexual, 62% tienen artralgias y mialgias y 50% aquejan problemas de sueño, señalan los autores del estudio publicado en Menopause.

Los médicos por mucho tiempo han creído que la obesidad podría proteger contra los sofocos debido a que el tejido adiposo refuerza el abastecimiento de estrógeno al cuerpo, una hormona que puede ayudar a calmar la gravedad de estos síntomas, mencionó la Dra. Costa-Paiva. Sin embargo, el presente estudio se basa en evidencia más reciente que apunta en la dirección opuesta, al señalar que la obesidad podría exacerbar los sofocos, en virtud de que el tejido adiposo funciona como un aislante que atrapa calor en el cuerpo, dijo.

Para evaluar la relación entre la obesidad y la gravedad de los síntomas de menopausia, expresó la Dra. Costa-Paiva y sus colaboradores analizaron datos de encuestas de 749 mujeres brasileñas de 45 a 60 años de edad. Las mujeres tuvieron calificación de síntomas de 0 para ningún problema, hasta 4 puntos para problemas muy graves. Las participantes tenían alrededor de 53 años de edad en promedio y típicamente habían pasado por la menopausia alrededor de los 47 años. Si bien muchas de ellas (68%) estaban en el periodo postmenopáusico, alrededor de 16% no habían comenzado a pasar por la menopausia todavía y otro 16% se hallaba a mitad del camino en el proceso.

El estudio contó con la participación de 288 mujeres con un IMC por debajo de 25, que los investigadores clasificaron como peso normal o saludable, 255 mujeres con sobrepeso y un IMC de un mínimo de 25 y menos de 30, y 206 mujeres con un IMC de 30 o más. No fue un experimento controlado diseñado para demostrar si la obesidad repercute en la frecuencia o la gravedad de los síntomas menopáusicos o su mecanismo. Otra limitación es que dependió de que las mujeres recordaran con precisión e informaran sobre las experiencias previas con síntomas, señalan los autores.

La investigación que relaciona la obesidad con peores síntomas menopáusicos comenzó a surgir hace menos de una década, hizo notar la Dra. Mary Jane Minkin, una investigadora en salud de la reproducción en la Yale Medical School, en New Haven, Estados Unidos, quien tampoco intervino en el estudio. “La teoría es que el calor se genera a nivel central, y las mujeres con sobrepeso tienen más aislamiento, de manera que el calor no se puede disipar tan bien y aumentan su calor”, dijo la Dra. Minkin por correo electrónico. Bajar de peso puede ayudar a calmar los sofocos, lo mismo que las mialgias y las artralgias asociadas a la menopausia que se pueden exacerbar con los kilos de más, concluyó la Dra. Minkin.

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *