/ Menopausia / Más de la mitad de las mujeres tienen problemas vulvovaginales tras la menopausia

Más de la mitad de las mujeres tienen problemas vulvovaginales tras la menopausia

Adamed Mujer en 11 diciembre, 2015 - 8:17 am en Menopausia

Después de la menopausia, más de la mitad de las mujeres puede sufrir síntomas vulvovaginales que tienen un gran impacto en su estilo de vida, las emociones y la vida sexual e, incluso, los síntomas tienden a producirse con otros problemas pélvicos, como trastornos de prolapso y urinarios e intestinales. Pero muchas mujeres no están recibiendo ayuda, según muestra un estudio publicado en la edición digital de Menopause, la revista de la Sociedad Norteamericana de Menopausia. Investigadores de Dartmouth, Yale y el Sistema de Salud de Connecticut reclutaron a 358 mujeres de 55 años y más de las oficinas de atención primaria y centros de mayores para responder a preguntas acerca de síntomas comunes después de la menopausia, como la sequedad vaginal y vulvar y la irritación y su impacto, y otros problemas pélvicos como urgencia urinaria e incontinencia urinaria y fecal, si habían visto a un ginecólogo y el tipo de tratamiento que habían recibido.

Los síntomas vulvares y vaginales -picazón, ardor, escozor, dolor, irritación, sequedad, secreción u olores- eran muy comunes. Un poco más de la mitad de las mujeres 51% dijeron que tenían uno o más de estos problemas, que también tuvieron un impacto significativo en sus vidas. El 40% de las mujeres con síntomas dijo que estos les provocaban problemas emocionales y el 33% que tenían un impacto en su estilo de vida. Más de tres cuartas partes de las mujeres que mantenían relaciones sexuales con su pareja 76% dijeron que los síntomas tras la menopausia les planteaban problemas en su vida sexual. Pero con estos síntomas vinieron otros trastornos: muchas mujeres con síntomas vulvares y vaginales también tenían frecuencia urinaria 50% o fugas debido a la urgencia urinaria 43%.

Esto ayuda a confirmar por qué NAMS y otras organizaciones han dado a estos problemas posmenopáusicos un nuevo nombre que incluye síntomas urinarios: “síndrome genitourinario de la menopausia” o GSM. Además de los problemas urinarios, significativamente más mujeres con síntomas vulvovaginales que sin ellos también presentaban prolapso de órganos pélvicos o incontinencia fecal sin diarrea.

Pero a pesar de todos estos síntomas y la angustia que causan, casi un tercio de las mujeres con síntomas no había visto a un ginecólogo en los últimos dos años y una gran mayoría 83% no estaba recibiendo el tratamiento estándar para GSM, que es una dosis baja de estrógeno en la vagina a través de cremas, píldoras o anillos. “Este estudio demuestra que existe una necesidad insatisfecha de las mujeres posmenopáusicas a realizar visitas ginecológicas regulares donde se les hagan preguntas acerca de los problemas de salud vaginales y urinarios y evaluación para determinar la presencia de atrofia vulvovaginal, síntomas urinarios de urgencia o incontinencia o trastornos del suelo pélvico y ofrecerles terapias seguras y eficaces”, dice el director ejecutivo de la NAMS JoAnn V. Pinkerton.

“Las mujeres tienen que contar a sus proveedores de atención médica sobre sus síntomas genitourinarios y los especialistas deben preguntarles”, añade este experto. Las advertencias en las terapias de dosis bajas con estrógenos intravaginales para GSM pueden haber hecho a los proveedores reacios a prescribirlas y las mujeres para utilizarlas. “Las advertencias en la caja impulsan un nivel de miedo que está fuera de sintonía con estas dosis bajas de los productos locales de estrógeno”, afirma Pinkerton. Eso llevó a los expertos de la NAMS y líderes de otras organizaciones científicas a acudir recientemente a la agencia norteamericana del medicamento (FDA) para solicitar la eliminación de esta advertencia de la información de la etiqueta.

 

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *