/ Menstruación / Cuatro argumentos favorables para elegir la copa menstrual frente a las compresas y tampones

Cuatro argumentos favorables para elegir la copa menstrual frente a las compresas y tampones

Adamed Mujer en 2 noviembre, 2021 - 10:00 am en Menstruación

Hace 84 años se creó un invento que revolucionaría el mundo de las mujeres muy a posteriori: la copa menstrual. A pesar de que los tampones y las compresas siguen siendo los más utilizados mayoritariamente, la copa menstrual triunfa cada vez más entre las mujeres y muchas son las que se suman mes a mes a su uso.

Compartimos cuatro motivos que pueden llevar a una mujer a utilizar la copa menstrual sobre otros métodos.

  • Las compresas y tampones no son positivas para el medioambiente. De hecho, pueden tardar hasta 800 años en descomponerse en microplásticos, según una investigación llevada a cabo por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN). Si hacemos más cálculos, se estima que aproximadamente una mujer utiliza cerca de 5.000 compresas o tampones durante su vida fértil. Y eso, multiplicado por los 3.811 millones de mujeres que hay en el mundo, se traduce en un impacto medioambiental inasumible para el planeta. La copa menstrual se erige como la gran esperanza para la salud de la Tierra en este ámbito, puesto que tiene una vida útil de 10 años aproximadamente, siempre y cuando se tenga un uso y cuidado correctos. Para ello, se debe limpiar con agua y jabón tras cada vaciado y esterilizarla después de cada menstruación.
  • La copa menstrual es más saludable para el cuerpo femenino: la copa menstrual no contiene químicos y es mas higiénico, puesto que está fabricado con material hipoalergénico. De esta forma, se evita cualquier tipo de infección, lo contrario que sucede con el tampón, dado que se puede llegar a sufrir el síndrome del shock tóxico (SST). A pesar de no haber una relación demostrada entre este síndrome y los tampones, la realidad es que la mayoría de mujeres que lo han sufrido estaban en edad menstrual, por lo que guarda una relación directa.
  • La copa menstrual se puede llevar puesta hasta 12 horas: siempre depende de la cantidad de sangre y flujo y que tenga la mujer, pero está pensada para que pueda aguantar hasta doce horas. Eso es el doble de lo que puede durar un tampón, puesto que la recomendación es que se cambie cada 6-8 horas.
  • La copa menstrual supone un gran ahorro económico: piensa que una copa cuesta una media de 20 euros, pero solo se necesita una por década. Por lo tanto, el dinero que se destina a este método, en comparación a lo que se puede llegar a gastar en compresas y tampones, es ínfimo.

La copa menstrual tiene diferentes tallas, por lo que es importante escoger la que mejor se adapte al cuerpo. Si se ha tenido un parto vaginal, lo recomendable es coger una copa grande, pero si se ha tenido un parto por cesárea, es mejor coger la talla pequeña. Además, si se es menor de 30 años, con la talla pequeña es más que suficiente. Si se supera la treintena, hay que optar por la talla grande. Siempre pueden haber excepciones, y que una mujer de más de treinta años necesite una copa de talla pequeña porque tiene el suelo pélvico tonificado por lo que es mejor hablar primero con un especialista.

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *