El Síndrome del Shock Tóxico (SST) afecta tanto a hombres como a mujeres. En la edad adulta la mayoría de las personas tienen inmunidad contra esta bacteria, sin embargo no todas, y no hay forma de saber quién es inmune y quién no lo es. El SST se ha asociado con personas que se han sometido recientemente una operación quirúrgica, o han sufrido infecciones óseas y de los tejidos blandos y picaduras de insectos, que han usado dispositivos anticonceptivos intrauterinos o dispositivos anticonceptivos intravaginales, y tampones.

El Síndrome de Shock Tóxico Menstrual es una enfermedad grave y a veces mortal causada por cepas productoras de toxina de la bacteria staphylococcus aureus. Los síntomas de SST a menudo se parecen a los de la gripe y pueden incluir:

  • fiebre alta repentina
  • vómitos
  • diarrea
  • mareos
  • desmayos
  • sarpullido semejante a una quemadura de sol durante la regla o unos días después

El SST está más asociado con el uso de tampones por su capacidad absorbente y los restos de fibras que puedan desprenderse. La copa menstrual no absorbe el flujo ni deja residuo alguno, por lo que su uso no se había vinculado con esta enfermedad. La generalización del uso de la silicona, un material hipoalergénico y resistente a las bacterias, ha contribuido a esta justificada fama de que la copa menstrual no provoque esta enfermedad, pero un estudio publicado en 2015 en el Canadian Journal of Infectious Diseases describió el primer caso de SST asociado a la copa menstrual. A pesar de que ésta está hecha de un material donde no pueden crecer las bacterias, se sospecha que lo hicieron en el propio flujo menstrual acumulado. Aunque se trata de un caso aislado y muy raro, ya no se puede decir que no haya habido ningún caso hasta la fecha.

Por ello algunas empresas de copas menstruales dan una serie de recomendaciones para reducir al mínimo el riesgo de desarrollar el SST en caso de usar copa menstrual:

  • No usar dispositivos vaginales internos, copas menstruales, si han diagnosticado previamente SST.
  • Limpiar la copa menstrual minuciosamente antes de utilizarla por primera vez tal como se describe en las diferentes Guías de Uso.
  • Extraer, lava y volverla a introducir cada 4-8 horas durante el periodo menstrual. Hacerlo por lo menos 3 veces en un periodo de 24 horas.
  • Lavarse las manos antes y después de manipular la copa menstrual.