/ Salud / La lactancia reduce el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares en la mujer

La lactancia reduce el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares en la mujer

Adamed Mujer en 13 abril, 2021 - 11:18 am en Salud

Como lo demuestran múltiples estudios a lo largo de los años, las mujeres que amamantan tienen un riesgo menor de desarrollar enfermedades cardiovasculares y diabetes en comparación con las que no lo hacen o no pueden hacerlo. Sin embargo, los mecanismos mediante los cuales se reducen estos riesgos para las mujeres lactantes aún no se conocen a la perfección. EL Dr. Duke Appiah, profesor asistente de salud pública en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Tecnológica de Texas y director del programa de maestría en salud pública de la universidad, dijo que la presencia de exceso de grasa, específicamente grasa visceral y pericárdica, podría ayudar a explicar este hallazgo. Utilizando esa hipótesis, Appiah y un equipo de investigadores completaron recientemente un estudio titulado “La asociación de la duración de la lactancia con los volúmenes de grasa visceral y pericárdica en mujeres que han parido: el estudio CARDIA”. El Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism publicó los resultados en su edición de febrero.

Erica P. Gunderson, autora principal del estudio, creó las variables derivadas relacionadas con el embarazo para el análisis de la lactancia y el desarrollo de enfermedades cardiometabólicas en el desarrollo del riesgo de arteria coronaria en mujeres jóvenes (CARDIA). La grasa visceral, a menudo denominada grasa activa, puede aumentar potencialmente el riesgo de desarrollar problemas de salud peligrosos como enfermedades cardiovasculares, ataques cardíacos, diabetes tipo 2, derrames cerebrales, cáncer de mama y colorrectal y enfermedad de Alzheimer. Aunque puede acumularse en las arterias, la grasa visceral generalmente se almacena dentro de la cavidad abdominal cerca de órganos críticos como el estómago, el hígado y los intestinos.

“Sabemos que estas dos grasas relacionadas con los órganos contribuyen tanto a la diabetes como a las enfermedades cardiovasculares, así que queríamos ver cómo la lactancia materna influye en estos tipos de grasas”, explicó Appiah. “Si la lactancia materna afecta estas grasas, entonces significa que podría proporcionar un mecanismo fisiológico mediante el cual podemos comprender cómo la lactancia materna afecta realmente estas dos enfermedades principales. Esa fue básicamente la motivación de este estudio”. Debido a que estas grasas están relacionadas con la producción de insulina y otros factores cardiometabólicos, Appiah dijo que el cambio de peso podría influir en la relación entre la lactancia materna y estas grasas.

Gunderson afirma que estudios previos en mujeres de 30 años han demostrado que la duración de la lactancia está asociada con un riesgo relativo 50% menor de progresión a diabetes tipo 2 en mujeres, independientemente de sus perfiles metabólicos y tamaño corporal antes del embarazo, factores sociales y estilo de vida. La lactancia también puede prevenir el desarrollo futuro de enfermedades cardiovasculares en las mujeres al revertir la hipertrigliceridemia durante el embarazo mediante la eliminación del exceso de ácidos grasos en la producción de leche materna y al prevenir la disminución del colesterol de lipoproteínas de alta densidad después del parto.

“Después de tener en cuenta los comportamientos de estilo de vida y otros factores de riesgo a lo largo de la vida, persistió la grasa visceral y pericárdica más baja entre las mujeres con una lactancia más prolongada“, dijo Gunderson. “Esto indica que la lactancia puede tener efectos que persisten durante muchos años hasta la mediana edad”. Los resultados, como Appiah descubrió en su investigación, muestran que las mujeres que amamantaron más durante la duración de sus años reproductivos experimentaron menos aumento de peso y tendieron a tener menos acumulación de grasa alrededor del abdomen o alrededor del corazón.

Appiah dijo que estos resultados respaldan algunos de los hallazgos realizados por el Colegio Estadounidense de Pediatras (ACP), que recomienda amamantar exclusivamente durante los primeros seis meses de vida de un niño y luego combinar la lactancia materna con alimentos apropiados para la edad entre los seis y los 12 meses. “Ahora estamos demostrando que amamantar durante más tiempo es realmente beneficioso para la salud de la mujer y puede ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares “, concluyó Appiah.

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *