/ Salud / ¿Por qué el hierro es tan importante en nuestro organismo?

¿Por qué el hierro es tan importante en nuestro organismo?

Adamed Mujer en 22 febrero, 2022 - 10:03 am en Salud

La mujer necesita unas cantidades de nutrientes esenciales por los cambios biológicos que se producen en su vida: menstruación, embarazo, lactancia o menopausia, que provocan grandes desgastes. Nuestro cuerpo requiere de elementos químicos como los minerales para el buen funcionamiento de nuestro metabolismo. Sin embargo, nuestro organismo no puede fabricarlos de por sí y debemos servirnos de fuentes externas como los alimentos, la absorción a través de la piel o los suplementos. 

El hierro es un mineral esencial que posee funciones de gran importancia para nuestro organismo. Interviene en la formación de la hemoglobina (la proteína encargada de transportar el oxígeno a las células a través de los glóbulos rojos) y la mioglobina (proteína encargada de transportar el oxígeno a los músculos).  

Las reservas de este mineral se encuentran en el hígado, el bazo y la médula ósea. Fortalece la calidad de la sangre y ayuda a mantener nuestro sistema inmunológico. El hierro también es esencial en la elaboración de hormonas y es un mineral muy valioso para el sistema nervioso central, ya que participa en varias funciones del cerebro relacionadas con el aprendizaje y la memoria. 

Según datos de la OMS, el 30% de las mujeres del mundo sufren anemia, frente al 12% de los hombres y se estima que el 50% de esos casos proviene por una falta de hierro en nuestra dieta. 

Efectos secundarios de la falta de hierro 

Se trata de un mineral que no suele faltar en la dieta al estar en varios alimentos muy comunes, pero su ausencia puede ser peligrosa para la salud y causar anemia 

Además, la falta de hierro nos hace padecer de cansancio sin causa aparente, debilidad en las uñas, la piel adquiere palidez, aparece la falta de concentración se empieza a perder y da paso al desánimo 

Déficit de hierro en las mujeres 

En mujeres es bastante frecuente tener un déficit de hierro, sobre todo en la edad fértil. La causa principal son las hemorragias por la menstruación. Durante el embarazo, la madre le pasa el hierro al bebé, disminuyendo los niveles de su cuerpo. Y tras el parto, el organismo de la mujer también demanda mayores cantidades de hierro para compensar las pérdidas de sangre sufridas. 

En España, las mujeres en edad fértil tienen una ingesta media de hierro inferior a sus necesidades (unos 18 miligramos diarios), cubriendo el 80% de lo recomendado. Una alimentación variada y saludable, asegurando las fuentes de hierro, ayuda a mantener los niveles cubiertos. 

Pero debemos tener en cuenta que no basta con comer altas cantidades de alimentos con hierro, sino que tenemos que ser conscientes de las interacciones con otros alimentos que tienen a favor o en contra de la absorción de dicho mineral. 

El hierro se puede clasificar como hémico y no hémico. Las principales fuentes de hierro hémico son las carnes rojas, vísceras, pollo, mariscos, pescados y huevos. En estos alimentos, el hierro es de mayor calidad y se absorbe mejor. Por lo que respecta a las fuentes de hierro no hémico serían las fuentes de origen vegetal como legumbres, cereales, frutos secos y hortalizas de hoja verde. 

Para mejorar la absorción del hierro no hémico siempre es bueno consumir conjuntamente alimentos que contengan vitamina C. 

Por otra parte, el consumo excesivo de hierro también puede tener consecuencias graves. Una toma más alta de lo normal puede causar malestar gástrico, estreñimiento o vómitos. 

¿Cuándo es necesario tomar suplementos de hierro? 

Lo primero que debes tener en cuenta es que no se pueden tomar suplementos de hierro sin un control por parte del especialista. 

La mejor opción es aumentar los niveles de hierro a través de una alimentación equilibrada, pero en el caso de no llegar a dicho niveles a través de la dieta, el médico puede optar por suministrarte algún tipo de suplemento.  

Los suplementos de hierro se pueden tomar en forma de cápsulas, tabletas, tabletas masticables y líquidos. El hierro se absorbe mejor con el estómago vacío y debe evitarse tomarlos con productos lácteos.  

Los efectos secundarios más comunes cuando tomas hierro para la anemia suelen ser estreñimiento, heces oscuras, molestias estomacales o mal sabor de boca. 

Para combatir el estreñimiento, existen suplementos de hierro combinados con fibra para favorecer así el tránsito intestinal y las molestias causadas por una hipersensibilidad del organismo a este mineral. 

 

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *