/ Salud / ¿Qué efectos puede haber tenido el confinamiento en nuestro estado general de salud?

¿Qué efectos puede haber tenido el confinamiento en nuestro estado general de salud?

Adamed Mujer en 3 julio, 2020 - 2:54 pm en Salud

Este tiempo de confinamiento ha supuesto un gran cambio en la vida diaria de todo el mundo y también un cambio en las rutinas y hábitos. Además de efectos en la salud mental de muchas personas, el aislamiento y la restricción de movilidad pueden tener también efectos en el estado general de salud que se manifestarían ahora en la desescalada y en la vuelta a la “nueva normalidad”.

Impacto del confinamiento en la salud

El aislamiento social y la soledad se han relacionado con problemas de salud mental y en la física, como presión arterial alta, enfermedades cardíacas, obesidad, un sistema inmunitario debilitado o diabetes. Uno de los aspectos que más se ha visto reducido durante estos ha sido el de la actividad física. Algunos estudios demuestran que se ha producido un descenso de la actividad física de entre un 20% y un 30% durante el confinamiento. Esta reducción de ejercicio físico y el aumento de tiempo sedentario se han asociado con problemas de sobrepeso y obesidad y enfermedades cardiovasculares.

A pesar de que durante el periodo de confinamiento ha habido cambios en positivo en la alimentación (mayor consumo de frutas, verduras, legumbres y pescados y un menor consumo de bollería, dulces, aperitivos salados, bebidas azucaradas y bebidas con alto contenido alcohólico), un estudio de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) confirma de nuevo un importante descenso de la práctica de deporte: casi el 25% de las personas encuestadas ha estado más de nueve horas diarias realizando una actividad sedentaria.

Otros datos preocupantes: más del 30% de los fumadores ha reconocido haber fumado más durante el confinamiento y, además, ha disminuido la exposición habitual al sol y a la “vitamina del sol”, la vitamina D, según describe el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) en un estudio sobre algunas de las implicaciones del confinamiento sobre la salud. Esta vitamina es esencial para el metabolismo óseo, el funcionamiento muscular, la reducción del riesgo de sufrir infecciones víricas, la salud cardiovascular y el bienestar en general. Necesitamos el sol para producir vitamina D.

Seis marcadores para controlar la salud

Con este escenario post-COVID, es importante realizarse ahora un chequeo médico y analíticas que permitan ver si ha habido efectos del aislamiento en nuestra vida diaria. Para María Piñedo, especialista en Anestesiología y Reanimación y médico de Melio, plataforma online de análisis de sangre, “la restricción de la movilidad, la reducción del tiempo al aire libre e incluso nuestra dieta son factores muy importantes en nuestros hábitos de vida y condicionan el estado de nuestra salud”.

Como consecuencia de todo ello, están apareciendo problemas como “déficits de vitamina D, magnesio, ácido fólico, calcio, la alteración del perfil lipídico y del control de glucosa”. Desde Melio aconsejan hacerse una revisión médica tras esta etapa de cuarentena y valorar, en una analítica, los siguientes marcadores:

  • Estudio lipídico: la falta de ejercicio y no consumir alimentos frescos bajos en grasa puede afectar el perfil lipídico, que permite verificar los niveles de lípidos en sangre, que pueden indicar riesgo cardiovascular.
  • Estudio glucémico: analiza la diabetes mellitus tipo 2. Los factores que pueden dificultar el control de la glucemia son el sedentarismo, una alimentación inadecuada y el consumo de tabaco y alcohol. Para su control se incluye la concentración de glucosa en sangre o glucemia, además del estudio de la hemoglobina glicosilada y péptido C, marcadores que indican cómo es el control del metabolismo glucémico.
  • Vitamina D: la reducción de la exposición al sol ha alterado también la síntesis y activación de la vitamina D, imprescindible en el metabolismo, reguladora de calcio y fósforo, básicos para mantener la masa ósea, favorecer el desarrollo de masa muscular y prevenir enfermedades crónicas como diabetes I y II, hipertensión arterial e insuficiencia renal. Es importante complementar la dieta con yemas de huevo, pescados como salmón, bacalao, marisco o sardinas, lácteos y cereales enriquecidos con vitamina D.
  • Nivel de magnesio: este mineral se encuentra en pequeñas cantidades en vegetales como espinacas, cereales y nueces, así como en alimentos ricos en fibra. Es importante para la producción de energía, en la contracción muscular, en el funcionamiento del sistema nervioso y en la mineralización ósea.
  • Ácido fólico y vitamina B12: necesarios para la formación de glóbulos rojos y el funcionamiento del sistema nervioso central. Están sobre todo en alimentos de origen animal (carne, queso, leche, huevos, etc.), por eso las personas vegetarianas deben controlar el nivel de estas vitaminas.
  • Calcio: ayudan a mantener la masa ósea y actúa en el funcionamiento del sistema nervioso, aparato muscular y el sistema de coagulación. Su carencia no suele percibirse hasta que es tarde, con síntomas que van desde fatiga, irritabilidad, ansiedad y depresión.

Este tipo de pruebas no solo son necesarias en “todas aquellas personas con enfermedades crónicas, sino que aportan información muy valiosa para todo el mundo”, admite Piñedo. Debe tenerse en cuenta, además, que puede ocurrir que una persona se encuentre bien pero tenga algún marcador alterado porque, como reconoce la experta, “hay muchos marcadores alterados que no producen síntomas”. El objetivo es poder tener información para detectar posibles alteraciones médicas (aunque no haya síntomas) y “tomar el control mejorando los que dependen de nuestros hábitos de vida”.

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *