/ Alimentación / 5 mitos de la alimentación saludable

5 mitos de la alimentación saludable

Adamed Mujer en 22 julio, 2020 - 8:00 am en Alimentación, Saludablemente

En la vídeo-píldora Saludablemente de hoy, la nutricionista Marta Calbo nos habla de 5 mitos sobre la alimentación saludable, que suelen mencionarse cuando alguien quiere perder peso.

1. El agua con limón en ayunas adelgaza

Adelgazar o perder peso es un proceso complejo. ¿Significa, entonces, que debemos abandonar este hábito si ya lo hemos adquirido? No tiene por qué. De hecho, representa un aporte de dos elementos muy interesantes a primera hora del día: una es la vitamina C, en un momento en el que optimizaremos su absorción; y el otro es el aporte de líquido, que ayuda a compensar la deshidratación que hemos tenido durante la noche. Pero nada de esto justificaría tener que adquirir este hábito, y menos si nos resulta desagradable.

2. Es necesario realizar cinco comidas al día

Tampoco es cierto, puesto que ganar o perder peso está relacionado con el aporte de calorías que ingerimos en total, sea en una o en siete comidas. Lo que sucede es que la distribución en distintas comidas tiene una serie de ventajas: solemos comer menos porque llegamos a ellas con menos hambre y nos permite planificar tentempiés saludables entre comidas.

3. La fruta de postre engorda (o fermenta)

La ganancia de peso, como acabamos de comentar, se da por el exceso calórico de toda la comida (o, más bien, de toda la comida ingerida durante el día). Ningún alimento hace ganar o perder peso por sí solo: solamente el conjunto.

En relación a la fermentación de la fruta hay que recordar que fermentan todos los residuos que no se han absorbido en el intestino delgado, que pueden ser también las verduras o legumbres que hemos ingerido durante la comida.

4. Los hidratos de carbono por la noche engordan

Los hidratos de carbono complejos, como los cereales integrales o las legumbres, o bien los rápidos, como una fruta o un yogur, nos aportan energía de forma medianamente rápida, pero aumentan la saciedad por su aporte en fibra, y si se controla la cantidad en función de nuestras necesidades, sin excedernos en calorías y observando el conjunto de la dieta, no tendrían por qué engordar, a no ser que se toleren de forma incorrecta, bien por un exceso de peso o por una resistencia a la insulina.

En cualquier caso, no se debe generalizar esta afirmación, sino ajustar las necesidades de hidratos y repartirlos a lo largo del día en función de las características y el grado de actividad. Y una forma de incorporarlos es siguiendo la fórmula del método del plato.

5. La lechuga por la noche engorda (o retiene líquidos)

Ya lo hemos dicho varias veces, pero lo que hace ganar peso es el exceso calórico y la lechuga no es precisamente un alimento alto en calorías, sino rico en agua y fibra. Lo que haría ganar peso es ponerle de todo para adornarla o bien bañarla en aceite de oliva.

Y en relación a la retención de líquidos, no suele depender de un alimento en si, sino de la funcionalidad del riñón o, en todo caso, de la cantidad de sal añadida a la ensalada. Lo que sí puede dar es cierta sensación de hinchazón a nivel digestivo porque entra aire al masticarla o bien por el tipo de hoja que tenga.

 

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *