/ Saludablemente / La diabetes

La diabetes

Adamed Mujer en 29 abril, 2020 - 12:42 pm en Saludablemente

En esta vídeo-píldora Saludablemente, el Dr. Guillem Cuatrecasas nos habla de la diabetes.

La diabetes no es más que la elevación del azúcar en sangre. Normalmente no nos damos cuenta cuando el azúcar es muy elevado hasta que los valores son realmente muy, muy altos. Entonces tenemos más sed, bebemos más, orinamos más, nos sentimos algo más cansados e, incluso, perdemos un poco de peso. Es una enfermedad muy frecuente: en España sabemos que la padece casi un 15% de la población.

Es muy importante poder detectarla de forma precoz, antes de que hayan aparecido complicaciones, sobre todo a nivel cardiovascular. Por este motivo es por el que siempre buscamos puntos de corte de glucosa lo más bajos posibles. Hoy en día, se fija la normalidad de la glucosa en valores inferiores a 110 mg por decilitro de sangre. Antiguamente, hablábamos de casi 200 mg por decilitro para ser considerado diabetes.

Generalmente hablamos de dos tipos de diabetes: la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2.

La diabetes tipo 1 es la que afecta a los niños y adolescentes -a la gente más joven-. En este tipo de diabetes se produce un fallo completo del funcionamiento del páncreas ya que es incapaz de fabricar insulina. La diabetes tipo 1 suele aparecer de golpe, bruscamente (a veces después de una infección o un período de estrés). En este caso no hay otra solución que la administración de insulina para suplir la que el propio cuerpo no es capaz de fabricar y es el propio paciente el que se adiestra para poder inyectarse esa insulina.

El otro gran grupo, la diabetes tipo 2, es la mayoritaria. Normalmente afecta a adultos y, normalmente también, son personas que también tienen sobrepeso u obesidad. Diabetes tipo 2 y obesidad van íntimamente asociadas. Aquí el problema no es la falta de insulina: el páncreas sigue funcionando, pero la insulina que produce es de mala calidad, no actúa correctamente. Se da lo que llamamos “resistencia a la insulina”.

En estos casos, perdiendo peso y limitando los hidratos de carbono (fundamentalmente eliminando dulces y azúcares refinados, pero también reduciendo otro tipo de harinas), mejoramos mucho los niveles de glucosa en sangre. Tampoco podemos olvidar el ejercicio físico como cambio importante en el estilo de vida.

En aquellos casos en los que no se logra controlar la glucosa mediante los cambios en el estilo de vida habrá que administrar fármacos: antidiabéticos orales, como la metformina, para ayudar a bajar las cifras de glucosa en sangre.

 

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *