/ Trastornos / Cuatro motivos de por qué las mujeres padecen mayor estrés laboral que los hombres

Cuatro motivos de por qué las mujeres padecen mayor estrés laboral que los hombres

Adamed Mujer en 13 noviembre, 2015 - 2:18 pm en Trastornos

El estrés laboral es la segunda afección más común de Europa en relación con el trabajo, y supone un coste aproximado de 136.000 millones de euros al año, asegura la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo. Asimismo, de acuerdo con recientes estudios, las mujeres padecen un nivel mayor de estrés que los hombres y son pasibles de sufrir graves consecuencias y tienen más dificultades para combatirlo.

Como explica la secretaría general del Consejo de Mujeres Líderes Mundiales de la ONU y miembro del Consejo Global de Agenda sobre Paridad de Género del Foro Económico Mundial (WEF), Laura Liswood, las mujeres tienen un camino mucho más arduo y estresante que los hombres para destacarse como líderes. Sostiene que existen 4 fuentes de estrés laboral que padece la mujer, y que éstos se acumulan con el tiempo:

  • El estrés por ser escuchadas: las mujeres expresan sus opiniones a diario en todo tipo de situaciones, pero lo hacen de manera diferente a los hombres y pueden ser percibidas de otra manera. Constantemente deben lograr un equilibrio entre lo que dicen y cómo lo dicen, y utilizan mecanismos para encantar, como la modestia, las disculpas e incluso las sonrisas. La ironía es que este mecanismo se percibe muchas veces como inhabilidad, y de acuerdo al informe de Shelley Correll de la Universidad de Stanford, las mujeres tienen un 66% más de probabilidades de recibir críticas negativas con respecto a su forma de comunicar que los hombres.
  • El estrés que deriva de los prejuicios: de acuerdo con el estudio del Centro State Street de Investigación Aplicada existen patrones claros de prejuicios hacia la mujer en el lugar de trabajo, por ejemplo que ellas tienen que demostrar mayores competencias para obtener un puesto que sus pares masculinos, por lo que constantemente deben estar demostrando que pueden hacer un mejor trabajo que un hombre y un simple error puede “demostrar” su incompetencia.
  • El estrés por el networking y los patrocinios: como explica la profesora Herminia Ibarra de la Escuela de negocios Insead, las mujeres siempre reciben mucho tutelaje y poco patrocinio. Los tutelajes son sumamente útiles en los niveles jerárquicos más bajos para progresar profesionalmente, mientras que el patrocinio es fundamental para alcanzar los niveles más elevadas. Para las mujeres, según el profesor de la Universidad de Toronto, Aaron Dhir, conseguir un sponsor es difícil y estresante, pero que tener directivas conformadas por hombres y mujeres tienen una experiencia más amplia y diversa y afectan positivamente el trabajo de las juntas y el proceso de gobernanza.
  • El estrés de trabajar en un entorno con diferencias entre los géneros: el Informe de Brecha de Género 2014 del Foro Económico Mundial revela que en todos los países analizados las mujeres aún realizan las tareas del hogar y cuidan de los niños más que sus parejas, liberando el tiempo de los hombres para ayudarlos a prosperar en sus carreras. Puede que sea insignificante, pero con el tiempo la experiencia diaria que adquiere una mujer puede ser significativamente menor a los hombres, experiencia que tiene peso a nivel corporativo y que intentar alcanzarlos sin dejar el resto de sus tareas supone un nivel mayor de estrés.

0 Comentario Opina

Envíenos un mensaje aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *